Un estudio revela que se necesitan unas 8.000 plazas de aparcamiento más

Para paliar esta situación, el común propone reducir las tasas a la construcción de nuevos edificios hasta el 90%

La cónsul mayor de Andorra la Vella, Conxita Marsol, anunció en rueda de prensa un plan de reordenación tributaria en la capital para incentivar la construcción de nuevos edificios destinados a ser zonas de aparcamiento. En concreto, Marsol afirmó que “hacen falta unas 8.000 plazas nuevas, de las que 5.000 serían de pupilaje y 3.000 de rotación”. Para impulsar esta medida, la cónsul afirmó que se rebajará el 90% de algunas tasas e impuestos a la construcción de estos nuevos edificios, siempre que estén destinados, al menos en un 70%, a plazas de aparcamiento. El objetivo de esta propuesta es atraer el interés del sector privado, el auténtico dinamizador y constructor de este plan. Según Marsol, no se puede salir adelante sólo desde el sector público tanto por la falta de suelo público como por la disponibilidad económica.
Para entender mejor la iniciativa del común, el consejero de urbanismo y aparcamiento, Josep Antoni Cortés, ponía el siguiente ejemplo: “Si la construcción de un bloque de pisos genera unos gastos para el inversor de 120.000 euros en tasas e impuestos , la construcción de un edificio dedicado en un 70% a plazas de aparcamiento, sólo costará 12.000 “. Las tasas que se verán afectadas por esta medida son las de aguas públicas, las de alcantarillado, las licencias de urbanismo y los servicios de urbanismo. También quedará reducido el impuesto del subsuelo.
Esta medida se toma después de tener en sus manos el tercer informe sobre la materia que se hace en tres décadas. Todos ellos, el primero, de 1988, el segundo, de 1992 y el de ahora, concluyen que el parque de estacionamiento no ha variado significativamente en la capital en todo este tiempo. De hecho, actualmente hay unas 2.500 disponibles: 1.160 corresponden a aparcamientos verticales y 1.300 más, a horizontales. La cónsul reconoció que aún no se han puesto directamente en contacto con los representantes del sector privado para saber si estas medidas los animarían a sacar adelante el proyecto, aunque sí que afirmaba que la falta de plazas de aparcamiento era una queja habitual entre los empresarios y los ciudadanos y es, por tanto, “una demanda necesaria”. En la capital, las zonas más complicadas para encontrar aparcamiento son algunas de las más céntricas, tales como: la avenida Meritxell, la calle Príncipe de Benlloch, el Dr. Mitjavila o el de Ciudad de Valls. El principal problema es que en estas zonas, además de trabajadores, hay mucho turismo y todos deben dejar su vehículo en un aparcamiento. Esta era otra de las reivindicaciones de la cónsul mayor: “en Andorra venden muchos trabajadores de las otras parroquias y además, se suman los turistas extranjeros que vienen a comprar”.

Quitar los coches de la calle
Marsol comentaba que uno de los objetivos a la larga es quitar completamente los vehículos de la vía pública. “Nuestra voluntad es que los coches se queden en el parking. Tenemos 515 plazas de zona azul y verde pero están destinadas que sean 100% de rotación, es decir, que sean para que la gente aparque sólo por 15 minutos. Esto es lo que nos gustaría. “De todas formas es consciente de que falta tiempo para que esto ocurra, eso sí, es imprescindible que se creen más plazas de pupilaje. El problema, de nuevo, volvía a ser la escasez de suelo y la financiación para hacerlo. El hecho de que sea el sector privado el encargado de construir este servicio público no preocupaba Marsol, ya que “la iniciativa público-privada es una dualidad con la que siempre hemos trabajado y el resultado siempre ha sido positivo”.
Por si fuera poco, la cónsul mayor, aseguró que todavía habrá más propuestas para conseguir su objetivo, unas medidas “que se anunciarán más adelante”, concluyó.

fuente:

Diario de Andorra

Buscador