Estreno dulce

La nueva modalidad de carrera de montaña y natación acapara los elogios de los 78 participantes en su primera edición andorrana

Una puesta de largo merecedora de recoger los elogios de todos los participantes. La primera edición de la Swimrun Andorra, englobada en el circuito Head Swimrun Series, tuvo un estreno dulce y cautivó los 78 esforzados deportistas que ayer respondieron a una prueba muy exigente. Combinando la carrera de montaña y la natación en los lagos de Tristaina, los participantes, repartidos en diferentes modalidades, carrera larga (17 km) y carrera corta (11 km) y desniveles de 1.300 y 843 metros, se citaron a las ocho de la mañana en la Coma de Arcalís, de donde tenía lugar la salida y la llegada de esta nueva y excitante aventura. La más alta del mundo y del calendario de las Head Swimrun Series. Esta localización y el bucólico paisaje hicieron, en algunos momentos, más soportable el trayecto para los inscritos. De entre todos, el primero a pasar por el arco naranja en la carrera larga fue Marc Martínez (3 h 16’49”), habitual organizador de swimruns y ayer protagonista de la victoria. “Esperaba estar delante, a los primeros lugares, pero no ganar”, reconoció. El ganador individual añadió que “el paisaje es espectacular y la carrera preciosa. El tramo del pico, me ha parecido muy técnico y complicado”. La ganadora individual, Nathalie Duarte (4 h 25’46”), indicó, emocionada, que la carrera le había parecido “magnífica” y que era un privilegio poder competir “entre lagos y con un paisaje así. Sinceramente había venido a participar, tomármelo con tranquilidad y conocer Andorra”. “Despacio me he ido encontrando mejor y he podido ganar”, afirmó. 29 segundos antes de que el ganador individual, entró la primera pareja clasificada, la formada por Siscu Juárez y Álvaro Rancé, parando el crono en (3 h 16’20”). Santi Pellejero y Carla Benedicto consiguieron el triunfo en la categoría de pareja mixta con un tiempo de (3 h 22’54”).

Buen papel de David Caubet
El único participante andorrano probó suerte en la prueba corta. David Caubet (2 h 38’57”) apareció a la llegada acompañado de sus hijos. “Es un lujo poder hacer una swimrun en Andorra. Ya había hecho alguna, como la Costa Brava, y este año es la primera que hago”, comentó. “Quizás la gente de fuera se ha sorprendido que la carrera fuera tan técnica”, añadió Caubet. Los más rápidos fueron los hermanos franceses Guillaume y Alexandre Saint-Macary, con (2 h 24’02”). Iban Clarés se impuso en categoría individual (2 h 29’42”) y explicó que “es la primera swimrun que hago en montaña y es espectacular. La sensación de nadar en los lagos y continuar subiendo hasta una cumbre de 2.800 metros es brutal. La adrenalina, las vistas… estoy muy contento por esta experiencia”, destacó el deportista de Terrassa”. La francesa Leslie Rolland ganó en la categoría femenina (2 h 41’58”). “Me ha encantado el paisaje, la verdad. Es espectacular. Ha sido la cuarta swimrun que hago y la primera que hago en la montaña. Ha sido una sorpresa poder ganar y no me lo esperaba”, reconoció feliz.
La organización valoró muy positivamente la experiencia y la intención es dar continuidad a la edición andorrana del calendario de las HeadSwimrun Series durante los próximos años.

Fuente. Diario de Andorra

 

Buscador