Parroquias de Andorra

El territorio del Principado de Andorra se estructura en siete divisiones administrativas y territoriales conocidas como Parroquias:

Canillo

La parroquia más extensa del país, es considerada como la cumbre de Andorra, puesto que es una de las parroquias con más altitud del principado. Además, Canillo forma un centro turístico contemporáneo y de montaña que ofrece calidad y tranquilidad a todos sus visitantes. Su entorno cuenta con parajes privilegiados de gran belleza que invitan constantemente a disfrutar de la naturaleza con una amplia oferta de turismo activo. Canillo, El Tarter y Soldeu son las localidades que hacen de entrada a Grandvalira, el dominio esquiable más extenso del Pirineo, el cual ofrece una magnífica oferta de actividades relacionadas con la nieve y no es de extrañar, puesto que en Andorra podrás disfrutar de unos cinco meses al año de nieve aproximadamente.

El clima en Canillo suele ser más frío y seco que en las otras parroquias del Principado. Los valles y las montañas de Canillo ofrecen tranquilidad y belleza a partes iguales, especialmente ofrecidos por su red de lagos y zonas montañosas. Es importante destacar que esta zona cuenta con un gran número de caminos y senderos interesantes, recorridos por multitud de senderistas cada año. Los pueblos y localidades de esta zona disfrutan de una arquitectura típica de montaña, por lo cual en ellos podrás disfrutar de un ambiente muy acogedor.

Encamp

Situada al corazón de Andorra, es una ciudad moderna y dilatada, que con sus 1.266 metros de altitud, surgió por las aglomeraciones de pequeños pueblos imbricados por un par de kilómetros de carretera. La población de Encamp ha sabido combinar perfectamente la modernidad y la tradición en su casco antiguo, puesto que aquí podrás encontrar edificaciones románicas junto a edificios del siglo XXI.

Esta localidad disfruta de una envidiable ubicación, puesto que se encuentra literalmente a pie de pistas, lo cual ha permitido que Encamp sea considerado como un importante centro de actividades y deportes tanto de verano como de invierno. Mientras tanto Pas de la Casa es considerada como uno de los mejores nexos comerciales del país y, a la vez, te permite disfrutar del esquí en la mejor estación de deportes de invierno de todo el Pirineo. En la parroquia de Encamp disfrutarás de días muy intensos, pero noches tranquilas, lo cual permite recargar pilas. Todo esto hace que Encamp sea un destino idóneo tanto para unas vacaciones familiares o con amigos, como para alojarte si vienes a trabajar.

Ordino

La parroquia de Ordino se encuentra en 1.300 metros de altitud, en el oriente andorrano. Esta parroquia posee una superficie de unos 85 kilómetros cuadrados, de los cuales una tercera parte son bosques, presentando bellos paisajes de gran valor. Sin duda, es un gran ejemplo de la integración de la sociedad contemporánea en plena naturaleza. La Parroquia de Ordino se divide en ocho localidades: Ordino (la capital), El Serrat, Llorts, La Cortinada, Arans, Ansalonga, Sornàs y Segudet. En todas ellas las ofertas turísticas han sabido combinarse perfectamente respetando los valores del entorno natural, la tradición y las costumbres de la vida rural.

Durante el invierno podrás disfrutar de Vallnord, el primer Mountain Park de los Pirineos. Está pensado para todas las edades, y ofrece magníficas pistas de esquí, surf de nieve, freestyle y freeride; mientras que durante el verano no puedes dejar de realizar la Ruta del Hierro y descubrir una parte apasionante de la historia de Andorra.

La Massana

Si bien Massana no reúne los atractivos monumentales otras parroquias andorranas, sí que puede presumir de ofrecer una de las mejores ofertas hoteleras y de restauración del país, así como múltiples establecimientos comerciales donde podrás adquirir productos de gran calidad a precios irresistibles. La Massana se encuentra activa principalmente durante el invierno, puesto que la estación esquí de Vallnord recibe miles de visitantes gracias a que sus magníficas instalaciones están pensadas para toda la familia. En ellas, el deporte rey es el esquí, aunque también es posible realizar otras actividades como excursiones con raquetas de nieve, paseos en bicicletas de nieve, esquí de alta montaña, etc.

Durante el verano, en La Massana es posible realizar un gran abanico de actividades, tales cómo: BTT, rutas 4×4, paseos en caballo, senderismo o barranquismo.

Andorra la Vella

La más poblada, es la capital y el centro neurálgico del Principado de Andorra. La ciudad destaca por su importante eje comercial y su gran diversidad gastronómica, capaz de satisfacer las demandas más exigentes y selectas. La ciudad discurre al margen izquierdo del Grande Valira, permitiendo que el medio urbano y natural se encuentren estrechamente relacionados. Además, en el propio centro de la ciudad se encuentra el Parque Central, un paraje privilegiado pensado para el descanso y el ocio. Andorra la Vieja se encuentra repleta de caminos y rutas interesantes, como las de la Margineda o Santa Coloma, que te acercará a la naturaleza constantemente. Así mismo, los excursionistas también encontrarán rutas de montaña muy interesantes, como por ejemplo la del Camino del Prado Primero; mientras que los apasionados por la cultura y la naturaleza encontrarán en el Valle de el Madrieu, declarado patrimonio mundial por la UNESCO, un lugar idílico.

Sant Julià de Lòria

Frontera con España, es la parroquia más al sur del país, se encuentra localizada en el vértice septentrional del imperfecto triángulo andorrano. La parroquia o comú de Sant Julià de Lòria alberga los terrenos con menor altitud de todo el Principado de Andorra. De hecho, su cota mediana no sobrepasa los 1.000 metros de altitud. Por esta razón, Sant Juliá disfruta de un ambiente más templado y con inviernos mucho menos duros que el resto de las parroquias del Principado. La capital parroquial de Sant Julià de Lòria se encuentra en unos 908 metros de altitud, asentada en el margen derecho del Grande Valira. Este puede atravesarse por el Puente de la Fontaneda, para llegar hasta el Monte de Olivesa, un promotorio de unos 100 metros de altura, en la cumbre de la cual alberga la Capilla de Santo Meteu, una de las más antiguas del principado.

Sant Julià de Lòria es una ciudad con un ambiente moderno, que guarda pocos vestigios de su pasado.

Escaldes-Engordany

La más reciente, formada al 1978. Esta parroquia está formada por dos cascos urbanos, que en su origen estaban separados. Engordany, el núcleo más antiguo, puesto que fue habitado en el siglo I A.C., poblado principalmente por ganaderos y campesinos. Pero despacio fueron apareciendo artesanos, especialmente los dedicados al trabajo de la lana, lo cual originó la aparición de una nueva industria rudimentaria en el núcleo de Escaldes.

Desde los años 30 Escaldes-Engordany ha ido creciendo a pasos agigantados. Esta comú siempre ha sido vinculada estrechamente con el uso del agua caliente, puesto que alberga los primeros hoteles balnearios del país, así como Caldea, el centro termolúdico más importante del país; aunque en las últimas décadas también ha sufrido un importante incremento en cuanto al turismo comercial.

Cuartos y Vecindarios

Del mismo modo, las parroquias de Ordino, La Massana y Sant Julià de Lòria están divididas en Cuartos. Y la de Canillo, en vecindarios.

Buscador