El campo de golf de Soldeu prevé acoger unos 2.500 visitantes el año próximo

El campo de golf de Soldeu abrirá las puertas el julio próximo con una previsión de 2.500 visitantes durante el primer año. Varias autoridades asistieron ayer a la presentación oficial

La apertura para los jugadores se aplaza hasta el próximo verano porque el césped no está lo suficiente consolidado

Los aficionados tendrán que esperar hasta el julio por estrenar el campo de golf más alto de Europa a 2.250 metros. La apertura prevista para este verano se ha aplazado debido a las condiciones del césped. El director general de Granvalira-Ensisa, Conrad Blanch, explicó que se puede jugar, pero la sociedad gestora del sector Soldeu-El Tarter ha optado por la prudencia. No queríamos crear unas expectativas que no se cumplan porque debe ser un campo de golfo de alto nivel, manifestó el responsable de Ensisa. Blanch argumentó que se haría un mal favor a los jugadores porque el césped no está lo suficiente consolidado”.

Las bajas temperaturas del verano y la prolongación de la nieve a la primavera influyeron en las condiciones de la hierba, que no ha crecido a un ritmo óptimo. Con todo, los técnicos han superado las dificultades que suponía la construcción del equipamiento a más de dos mil metros de altura. El arquitecto, Jeremy Pern, remarcó ayer, que las condiciones no han sido nada fáciles. Los expertos han compatibilizado el campo de golfo con las pistas de esquí. Un cercado de tres kilómetros protege los greens tanto del ganado como de la explotación del sector de Soldeu al invierno. Blanch indicó que el mercado está expectante por las singularidades del campo de golf. Además de la altura diferenciadora, destacó la singularidad en el acceso en telecabina.

Equilibrar el coste el tercer año

Ensisa ha invertido 2,7 millones en la infraestructura. Con respecto a los beneficios proyectados, el cónsul mayor de Canillo y presidente de la sociedad, Enric Casadevall, explicó que las estaciones consultadas a los Alpes aseguran que el golf de verano no era negocio y las que cubrían gastos estaban contentas. El mandatario prevé que el primer año se pierdan entre 15.000 y 20.000 euros por equilibrar los gastos a partir del tercer año. Aun así, Casadevall subrayó que todo depende del éxito y de la actividad indirecta que genere el campo de golf. El ideal es tener un producto que cubra los meses de final de primavera, el verano y el otoño, insistió. En la misma línea, el ministro de Turismo, Juli Minoves, destacó en el acto de presentación que es un gran producto para la desestacionalitzación. El equipamiento atrae­rá turistas con un poder adquisitivo elevado y dispuesto a pernoctar más días, con uso indirecto de las infraestructuras comerciales, según el titular de Turismo. Aportará un plus de calidad y ayudará a levantar la marca de Andorra durante todo el año, destacó. Minoves también remarcó que se ha llevado a término con criterios sostenibles.

Fuente:

Diari d’Andorra