AGIA calcula que el precio de las viviendas sólo ha descendido un 2%

El Colegio Profesional de Agentes y Gestores Inmobiliarios (AGIA) cifra en un 70% el descenso en la venta de pisos registrado durante el 2008 respecto del 2007 y considera que las transacciones el 2009 seguirán a un nivel muy bajo.

La cifra corresponde a las operaciones de los profesionales del sector, puesto que la AGIA no dispone de datos respeto a las operaciones realizadas por particulares. Según explicó el vicepresidente del colegio, Joan Carles Camp, la situación es muy delicada en un sector que ha pasado del cielo económico a la infierno en un periodo de poco más de dos años. La conclusión es que las inmobiliarias están tocadas ante la realidad que casi no se venden pisos y que las perspectivas por este año son de un nivel de ventas similar. La caída en picado de ventas y beneficios ya ha tenido un efecto tangible para los inmobiliarios. De las 280 agencias que se registraban en el periodo álgido de las vacas gordas se ha pasado a unas 250. AGIA es consciente de que esta regularización es normal si se tiene en cuenta que posiblemente Andorra sea el país del mundo con más inmobiliarias por habitante. Los efectos de la crisis han sido, pero, diferentes según el tipo de agencia. Las más grandes, según Camp, han cerrado delegaciones para reducir gastos. Las de línea mediana han optado mayoritariamente por reducir personal y optimizar costes. Las pequeñas han pasado en buena parte a cerrar la oficina e intentan mantener la actividad a través de operaciones que puedan terminar a través del móvil y publicidad, pero trabajando al mismo tiempo en de otras cosas. Este último modelo, tal y como explica el presidente de la AGIA, no se podrá mantener mucho tiempo por los altos gastos que se han de abonar a las administraciones si las ventas continúan sin remontar.

Estabilización de precios

 El colegio profesional ha constatado que, contrariamente a la opinión tendida a la calle, los precios del metro cuadrado se han mantenido establos durante la año pasado. Calculamos que como mucho han bajado un 2%?, explica Camp. Esta situación, pero, seria de aplicación a los edificios de obra nueva, mientras que en los de segunda mano sí que habría habido una bajada en el precio. La obra nueva, según los inmobiliarios, difícilmente puede pasar a ser más fuerte por los altos costes de producción. En este sentido, Camp recuerda que el precio del suelo de los pisos nuevos se ha pagado muy caro y que los ayuntamientos han aumentado de forma muy importante en los últimos años los impuestos al sector de la construcción. Camp resalta que no se puede comparar con España, puesto que a la Estado vecino cuando el suelo es demasiado caro los ayuntamientos liberan y se abarata, y aquí por motivos evidentes esto no se puede hacer. En las viviendas usadas hay más margen y es en este producto dónde se han podido ver rebajas importantes en el precio, especialmente porque había personas que necesitaban vender imperiosamente y por lo tanto el margen de negociación era mucho más grande.

Perspectivas complicadas

Como que la previsión de la AGIA del volumen de negocio por este año es similar, el sector puede sufrir todavía mucho más. Los precios de las viviendas nuevas también se calcula que seguirán manteniendo la línea de estabilidad. Y esta es la tónica prevista también para la ejercicio del 2010. El descenso real tendría lugar porque ni siquiera se incrementará la equivalente a la índice de precios al consumo.

Los bancos están alargando las hipotecas

El Colegio de Agentes y Gestores Inmobiliarios ha detectado que las entidades bancarias están alargando los plazos para el pago de las hipotecas en los casos en los cuales los propietarios manifiestan problemas por poder hacer frente a las cuotas. La tendencia tiene lugar porque el sistema financiero no desea haberse de hacer cargo de los pisos, que en algunos casos tendrían al mercado menos valor que cuando se compraron por la falta de ofertas, y porque las perspectivas a medio plazo apuntan un descenso del euríbor que aligerará la carga de los hipotecados. Respeto a la banca, AGIA confía que durante este año haya una menor exigencia a la hora de conceder créditos a la compra de viviendas, puesto que este es, según el sector, uno de los problemas principales del bajo índice de ventas durante el 2008. El colegio también ha notado que ha habido una importante entrada de viviendas al mercado de alquiler por parte de propietarios que tenían el piso a la venta, pero que han comprobado que por el momento es muy difícil cerrar la operación. Esta tendencia habría derivado en una disminución general del precio de los alquileres.

Fuente:

Diari d’Andorra