Las nuevas ordinacions armonizan el geriátrico de la Cortinada al entorno

Los textos establecerán que los edificios destinados a centros asistenciales no se expandan en altura, en consonancia con el resto

El comú de Ordino se asegurará que el geriátrico que un grupo de privados quiere construir al pueblo de la Cortinada esté adaptado al entorno. Lo hará a través de las ordenaciones, actualmente en proceso de revisión por parte de le equipo comunal. Los textos, que determinan la volumetría y le alzada de los edificios, tendrán a partir de ahora un apartado específico que se centrará en los centros residenciales. Y justo en este punto es dónde se introducirá la residencia para la gente grande. Segundos explica la cónsul menor de la parroquia, Consol Naudí, la voluntad es de “tratarlo con amor” el proyecto, en tratarse de un edificio que beneficiará la parroquia. No haremos ninguna excepción a la regla, pero no podemos comparar un edificio privado con uno de interés general, comenta. Añade que, aun cuando desde la corporación ya tienen en mente las bases técnicas sobre las cuales se podría desarrollar el proyecto, hay una serie de alturas y de profundidades que les deberíamos [a los promotores] de permitir de ir quizás algo más lejos que en un edificio particular. Por esto, la idea con la cual se trabaja ahora mismo la administración de Ordino es la de intentar que el geriátrico pueda ocupar más superficie y que no pueda ser muy alto. En este sentido, Naudí se¬ñala que el que “es claro” que la instalación socio sanitaria no podrá ser más alta que la resta de edificaciones erigidas al núcleo de la población. La número dos del comú comenta que, aun cuando todavía hace falta acabar de afinar los detalles, quizás se permitirá a los constructores que el proyecto tenga la superficie de, por ejemplo, un hotel. Iniciativa privada La construcción de un centro geriátrico en la Cortinada es una iniciativa privada, en la cual habría involucrados particulares del país y de fuera. Por el momento todavía no han trascendido los terrenos, de propiedad privada, que acogerán el proyecto, siempre que acabe tirante adelante. Únicamente, desde el comú han señalado en varias ocasiones que los particulares que vuelan erigir el centro sanitario para la gente mayor pensaron en el pueblo de Ordino porque se trata de un lugar con entorno natural privilegiado y que se adecua al proyecto. Tampoco obvian el hecho que le opción es viable en tratarse de un mercado, el de las instalaciones para padrinos, que existe y que el negocio, por lo tanto, tiene salida al país. De otra banda, los mandatarios comunales han reiterado que el proyecto, incipiente, resto pendiente del que estipulen finalmente las ordenaciones. Los textos normativos, según las previsiones, estarán terminados pronto, de aquí a algo más de un mes. Naudí asegura que con la revisión de las ordenaciones los técnicos, conocedores de le evolución urbanística de la parroquia, han trabajado con la voluntad expresa de mantener la misma filosofía que las actuales, respetando mucho el impacto visual de los edificios, mirando por la conservación del paisaje. Al común también se asegurarán que los promotores de la instalación, en caso de que se tire adelante, no puedan hacer un cambio de uso en el futuro por construir pisos a los ter¬renos en lugar de la residencia.

Fuente:

Diari d’Andorra