Las obras del geriátrico de la Cortinada arrancarán en julio

La obra de la residencia, de iniciativa totalmente privada, comenzará en julio, se acabará en dos años, y tendrá un coste de 9,5 millones de euros

Los impulsores del geriátrico de la Cortinada-la sociedad Proimonn S. L. – aseguran disponer de la financiación necesaria para empezar a sacar adelante las obras del complejo, el primero de carácter privado en el país. De esta manera los trabajos comenzarán, según explican los responsables del proyecto, a partir de julio. 

La construcción durará, si no hay ningún imprevisto, un par de años y de esta manera estaría terminado en verano del 2012. A partir de ese momento ya se pondría en marcha el equipamiento como residencia. Las dificultades para encontrar financiación suficiente a raíz de la crisis y la climatología han sido los principales obstáculos que han hecho atrasa rerir el inicio de las obras. Y es que, según explica uno de los promotores, Francesc Campàs, “el invierno es una época complicada para remover tierras y tener el terreno preparado para empezar la construcción”. 

El coste de levantar el complejo finalmente será de 9,5 millones de euros y dispondrá de múltiples complementos. Ante el intento de algunos comunes de crear residencias para personas de la tercera edad en su parroquia, Campàs asegura no estar preocupado porque “hay suficiente mercado y el país realmente hacen falta camas para este sector de la población, y que también se podrán alojar padrinos de fuera del Principado “. El geriátrico, pero, estará todo destinado a ancianos con un poder adquisitivo “medio alto”, aunque todavía no hay precios estipulados. Ahora, el principal obstáculo será el frío y la nieve en invierno, que en la Cortinada es especialmente intenso, porque puede detener, aunque sólo sea unos días, la construcción. Pero aún así desde Praimonn S. L. creen que la fecha que ahora se han fijado es la definitiva. 

 

La ubicación, uno de los activos 

“Uno de los principales activos que tendrá el geriátrico es el lugar, ya que la Cortinada tiene un paisaje extraordinario y se respira tranquilidad”, comenta Campàs. Uno de los rasgos que los promotores destacan es que la última planta habrá diez apartamentos tutelados que tendrán un precio algo superior a los de las habitaciones normales. En cada uno de ellos podrán vivir dos personas de forma autónoma y estarán equipados con una pequeña cocina. Y es que, según explica, “este sí es un producto realmente nuevo que no se ofrece en el país”, y es que los padrinos que vivan dispondrán también de los servicios del resto del geriátrico. En total, podrán acogerse 91 abuelos, una cifra algo inferior a las previsiones iniciales. Aparte de los apartamentos habrá 49 habitaciones individuales y 12 dobles. 

“La asistencia que daremos en este complejo también será diferente”, afirma otro de los impulsores Juan Toribio. Y es que también habrá piscina, solarium, salas polivalentes, un gimnasio con vistas al campo de golf que hay en el núcleo y otros habitáculos con más servicios. De hecho, está previsto que dos salas del equipamiento alojen una biblioteca. 

 

Los antecedentes 

Los promotores aseguran tener ganas de empezar las obras y ofrecer el servicio. Y es que según cuentan hace unos dos años que están trabajando para hacer realidad el geriátrico de la Cortinada. “Ahora creemos que todo está atado y la iniciativa no tiene ningún obstáculo para salir adelante”, añade Toribio. A finales del año 2008 el cónsul mayor de Ordino, Ventura Espot, anunciaba el proyecto, de iniciativa privada, y ahora apenas un año el común y la sociedad impulsora rubricaban un convenio. Después de meses de trámites, las obras empiezan.

Fuente:

Diari d’Andorra