El Gobierno aprueba más de doscientas exenciones del ITP desde 2006

Los compradores han podido ahorrar hasta 2,4 millones de euros gracias a la modificación de la ley

 

 

La Ley del impuesto de transmisiones patrimoniales exime del pago del tributo los compradores del primer inmueble que cumplan una serie de requisitos.

La ayuda funciona desde el año 2006, cuando se introdujo una modificación a la ley, y pretende favorecer el acceso a la vivienda de compra. 

Desde entonces, el Gobierno ha aprobado 221 exenciones, que ascienden a un ahorro de 2,4 millones de euros para los consumidores. 

Cabe decir que existe el riesgo de perder la exención si la administración comprueba que finalmente no se cumple alguno de los requisitos marcados por la normativa. 

Sin embargo, son casos aislados. 

Según la información facilitada por la Administración, en este mismo periodo de tiempo (desde 2006 hasta la actualidad) sólo cuatro beneficiarios han tenido que devolver la cantidad que habían ahorrado y que ascendía (entre los cuatro) a 35.646 euros.

Y quien tiene derecho a percibir la ayuda? 

En primer lugar aquella persona que compre su primera vivienda de propiedad y que lo haga para convertirlo en su residencia habitual y permanente. 

Se trata de vetar la especulación. 

También deben cumplir requisitos de residencia y sólo se pueden beneficiar compradores de nacionalidad andorrana o que haga un mínimo de cinco años en el país.

Sin embargo, el piso no puede tener un valor superior a 360.000 euros y se establecen unos ingresos máximos para beneficiarse. 

El adquirente no puede tener unos ingresos mensuales superiores a dos veces y media el salario mínimo. 

Y en el caso de tratarse de una familia, los ingresos de todos no pueden superar cuatro veces el salario mínimo. 

La normativa también establece que quien compre ahorren el impuesto deberá ocupar el piso antes de transcurridos seis meses.

Según los datos facilitados por la administración, el año que se otorgaron más exenciones para la compra del primer piso fue en 2007, con un total de 61, y valoradas en 688.511 euros. 

Y a pesar de la crisis que sufre el sector inmobiliario, en 2010 fue el segundo ejercicio con más ayudas, un total de 50 por un valor de 481.536 euros.

Durante el 2011 se han otorgado 15, que suman 167.095 euros.

 

 

Fuente:

Diari d’Andorra