La apertura económica se prevé para el final del próximo año

Jordi Cinca prevé que la posibilidad de tener la mayoría de acciones por parte de un extranjero se extienda a todas las sociedades sin restricción

 

El reto más grande del Gobierno Martí tiene una fecha para ser realidad: segundo semestre de 2012. 

El ministro de Finanzas, Jorge Cinca, explicó que hay un calendario previsto para acometer la madre de todas las reformas, la apertura económica.

Este es el gran reto de la legislatura porque supondría un cambio histórico que permitiría la llegada de inversores extranjeros con la capacidad de ser propietarios plenos de una sociedad. 

Actualmente sólo pueden tener el 49% como máximo. 

El calendario tiene tres ejes básicos. 

Durante el segundo semestre de 2011 se prepararían los textos legislativos que deben establecer el escenario de la apertura.

Las nuevas leyes sustituirían las que se aprobaron durante el Gobierno pintado y que han resultado un rotundo fracaso. 

La llegada de empresas extranjeras ha sido con cuentagotas. 

El problema ha sido el mismo que siempre: ninguna sociedad seria no quiere hacer una fuerte inversión cuando debe dejar la titularidad en manos de un prestanombres.

En el proyecto de apertura del gabinete Martí hay un cambio de filosofía importante.

Según explica Jordi Cinca, “hasta ahora la participación mayoritaria de los extranjeros está vetada y sólo hay excepciones, mientras que después habrá una apertura total y la excepción será si en algún sector se bloquea”.

La segunda fase del calendario llega durante el primer semestre de 2012. 

En este periodo se llevarán al Consejo General los proyectos de ley para hacer efectiva la apertura al capital extranjero. 

Se prevé que no haya ningún problema para llevarlas a cabo por la amplísima mayoría de 22 consejeros que tiene Demócratas por Andorra en el Parlamento. 

La tercera y última etapa pasa por la entrada en vigor de los textos.

Sería alrededor del segundo semestre de 2012 y aquí comenzaría la apuesta de futuro, que pasa por conseguir que haya una importante entrada de inversores extranjeros que permitan la creación de nuevas empresas y puestos de trabajo.

Profesionales liberales

Uno de los objetivos es conseguir que la apertura también afecte a las profesiones liberales. 

Actualmente los profesionales liberales tienen un bloqueo que va mucho más allá de los derechos económicos. 

Mientras que un residente necesita sólo diez años para poder ser propietario total de un negocio, los colegios profesionales han mantenido unas condiciones mucho más duras, ya que se necesitan 20 años para ejercer como abogado, médico, ingeniero, arquitecto o de otras 

.

Cinca confía en que no haya una especial resistencia para la apertura económica ni en los negocios ni en las profesiones liberales. 

Cabe recordar que la presión de ciertos sectores logró descafeinar tanto el proyecto aprobado en la legislatura pintado que ha quedado en un sistema que no ha tenido prácticamente ninguna incidencia. 

La situación, sin embargo, ha cambiado de forma sustancial.

Cambio de escenario

La apertura de Pintado estaba haciendo cuando la crisis sólo se empezaba a vislumbrar. 

Cinca espera que la realidad actual, que hace indispensable un nuevo modelo económico que cuente con la inversión extranjera, elimine estas reticencias.

Las asociaciones empresariales ya hace un par de años que reclaman constantemente la apertura total al mejor opción hacia el nuevo modelo económico que permita complementar los sectores tradicionales. 

Al final de 2012 debería ser realidad.

El IVA PERMITIRÁ LOS CONVENIOS DE NO DOBLE IMPOSICIÓN

El nuevo marco tributario facilitará la inversión extranjera, según explica Jordi Cinca.

Una vez entre en vigor el impuesto de sociedades y el impuesto sobre el valor añadido se habrán puesto las bases para que Andorra pueda iniciar las conversaciones para el establecimiento de convenios de no doble imposición. 

Este acuerdo permitiría que las empresas instaladas en Andorra y que operen en otro país no tengan que pagar tributos en los dos estados. 

En principio, las empresas podrían elegir donde tributar.

Se supone que se escogería siempre el Principado al tratarse de una fiscalidad más blanda que la del resto de estados europeos. 

Todo el proceso de transparencia fiscal con la firma de los convenios de intercambio de información y el acuerdo monetario facilitan que el Principado pueda plantear la firma de la no doble imposición, una vez perdida la consideración de paraíso fiscal. 

El único elemento que faltaría es el marco fiscal, que debería estar en vigor plenamente durante el 2012. 

Todo el proceso debe culminar la apertura económica al capital extranjero.

Fuente:

Diari d’Andorra