Zapatero está dispuesto a ayudar en la N-145

El presidente español intentará que se desbloqueen los 14 millones de euros pendientes para arreglar la vía entre Andorra y la Seu

José Luis Rodríguez Zapatero se mostró receptivo a las peticiones que Toni Martí envió durante el encuentro que los dos jefes de Gobierno mantuvieron en el Palacio de la Moncloa. 

Con un presidente español liberado de la presión, después de que sea oficial que no aspirará a la reelección, la reunión se alargó una hora y cuarto.

Zapatero aseguró que la presidencia del gobierno español dará un impulso para ayudar Andorra en dos problemáticas urgentes.

El tema más prioritario se refiere a las obras de la nacional N-145 que une Andorra con La Seu d’Urgell. 

Los recortes en obras públicas del Gobierno del PSOE afectaron directamente esta vía. 

Los trabajos quedaron reducidos al mínimo y el estado de la carretera es muy deficiente, incluso con riesgo para la seguridad. 

Zapatero, según explicó Toni Martí, “ha visto con buenos ojos nuestra demanda para que el gobierno español nos dé una mano para desbloquear la situación y creo, por el tono de la conversación, que podremos contar con el apoyo de la Moncloa para 

aceleren las obras “. 

El “golpe de mano” consistiría en que se desbloqueen los 14 millones de euros que faltan por culpa del recorte. 

La obra tenía un coste previsto de 22 millones, de los cuales sólo se están utilizando ocho.

El segundo gran tema del encuentro ha sido la posibilidad de un acuerdo para que Andorra pueda quemar residuos de las comarcas catalanas vecinas. 

En este caso hay una coincidencia de intereses que el gabinete Martí quiere aprovechar. 

Por un lado, el horno incinerador está funcionando muy por debajo de la capacidad. 

El poco uso provoca problemas, ya que se han de establecer una serie de paros, cada vez más frecuentes, e ir acumulando desperdicios hasta que se tienen lo suficiente para volver a poner en marcha toda la maquinaria.

Residuos de la Cerdanya

Toni Martí explicó que la Cerdanya genera actualmente unas diez mil toneladas de residuos y que se podría llegar a un acuerdo que satisficiera las dos partes. 

El horno “podría absorber” desechos provenientes de esta comarca. 

“Zapatero ha visto de forma favorable esta posibilidad”, según Martí. 

El acuerdo, sin embargo, necesitaría de un convenio específico al tratarse de una exportación de residuos hacia otro país.

El tercer asunto es posiblemente el más trascendente, pero donde la situación está más verde. 

Se trata de la negociación del convenio de no doble imposición. 

Este acuerdo permitiría que empresas españolas se instalaran en Andorra y pudieran operar desde el Principado. 

El convenio permitiría que la empresa pudiera pagar los impuestos en el Principado, sin penalización alguna por parte española.

Negociar ya en otoño

Para llevar adelante la negociación del convenio hay que primero se establezca un marco fiscal propio homologable. 

Martí afirmó que el calendario con el que trabaja el Ejecutivo pasa por que en septiembre se presenten los proyectos de ley para la introducción de un IVA. 

“Esperamos que se puedan votar en diciembre”, manifestó el jefe de Gobierno. 

La voluntad del Ejecutivo de Demócratas por Andorra pasa para que no tenga que esperar a que esté en vigor el nuevo marco fiscal para empezar a negociar el convenio de no doble imposición porque se retrasaría la ampliación efectiva. 

Por ello, Martí informó Zapatero que Andorra quiere iniciar las conversaciones para el convenio a partir de septiembre, una vez se hayan redactado las leyes hayan llevado al Consejo General. 

El presidente español, según EFE, mostró “la buena disposición de España para firmarlo una vez se hayan producido las reformas fiscales andorranas”. 

Felicitó Andorra por haber salido de la lista de paraísos fiscales y para firmar el acuerdo monetario con la UE.

PRESENCIA DE LOS TITULARES DE EXTERIORES

En el encuentro entre los dos presidentes del Gobierno también estaban presentes los dos ministros de Exteriores Trinidad Jiménez y Gilbert Saboya. 

La delegación española era más numerosa. 

Tomaron parte Bernardino León, secretario general de Presidencia, Alberto Moreno, embajador en Andorra, Milagros Hernando, directora de política internacional, y Juan Mateos, asesor de presidencia. 

Por parte andorrana también estuvieron presentes el embajador en Madrid, Manuel Pujadas y el jefe de gabinete, Esteve Vidal.

 

 

Fuente:

Diari d’Andorra