Encamp aprueba una macrourbanización en la entrada del pueblo

El complejo ocupará 126.150 metros cuadrados desde el túnel de los Dos Valires hasta pasada la rotonda del antiguo camping Europa

 La sesión de consejo de común que se celebró ayer en Encamp aprobó provisionalmente el plan parcial de desarrollo de la macrourbanización que la promotora Árboles de Otoño (sociedad participada mayoritariamente por Abertis) prevé construir en la entrada del pueblo, concretamente en la unidad de actuación de la cabeza.

Se trata de un ámbito de 172.725 metros cuadrados, en una franja paralela a la carretera que une Encamp y Escaldes-Engordany y que va desde el túnel de los Dos Valires hasta más allá de la rotonda del antiguo camping Europa. Según explicó el cónsul mayor, Miquel Alís, del total de la unidad de actuación el privado aprovechará 126.150 metros cuadrados (seis parcelas), mientras que la cesión para el común será de 18.770 metros cuadrados repartidos en una parcela situada junto al túnel de los Dos Valires y el resto en una franja a lo largo del río. En total, 467.912 metros cuadrados edificables para el común y para la corporación, 52.000 metros cuadrados, que se pueden ampliar en caso de tratarse de equipamientos.

El proyecto prevé una ejecución en dos fases y en un plazo total de 20 años. De hecho, aún no hay fecha de inicio, ya que ahora estará un mes en exposición pública y después, si no hay ninguna alegación, se podrá hacer la aprobación definitiva. La primera fase, que incluye la urbanización desde el túnel hasta la rotonda (no la construcción de los edificios), tiene un plazo de ejecución de cinco años. La segunda fase incluye, en quince años, la urbanización desde la rotonda citada hasta el túnel del plan viario que enlaza con la unidad de actuación Orales. Alís remarcó que, según el estudio económico, la previsión de gastos de urbanización es de 17.500.000 euros.

 

Una obra “nunca vista”

Las características del proyecto, que prevé incluir zonas residenciales, verdes, restaurantes, comercios y un parque empresarial, hicieron que el cónsul asegurara que se trata de un tipo de construcción totalmente diferente de lo hecho hasta ahora. “Este tipo de construcción no se ha visto nunca”, comentó, destacando que se trata de un proyecto “de país”. En cada parcela se construirá varios edificios que se comunicarán con pasarelas.

En cuanto a la imagen que tendrá el complejo, el proyecto prevé generar “una pieza urbana sensible con el medio ambiente y amable con el paisaje”, por lo que las cubiertas de los edificios serán planas y ajardinadas con vegetación de montaña y plantas autóctonas que servirán para hacer una muestra de la flora del Principado. “Será como si levantaran la montaña, construyeran los edificios abajo y la volvieran a tapar”, ejemplificó Miquel Alís, que aclaró que el mantenimiento de los parques y jardines será a cargo de la sociedad promotora, aunque serán de uso público .

El cónsul mayor aseguró que se trata del proyecto más importante que se ha aprobado nunca en Encamp y que, además, “no nos ha costado nada”. Indicó que se puede llegar a convertirse en la zona comercial más importante del país “sin perjudicar ninguna de las que hay hoy”, ya que aseguró que atraerá un tipo de turista que “hoy no viene a Andorra. Será un plus “. Por otra parte, también destacó que el impacto económico que tendrá el proyecto será “importantísimo”, y no sólo para la parroquia, sino para todo el país, y muy centrado en el sector de la construcción. “Tiene que dar oxígeno a todas las empresas de Andorra”, sentenció

 

EDITORIAL

 

No son estos tiempos de grandes inversiones. El estallido de la burbuja inmobiliaria ha mantenido la construcción bajo mínimos, no sólo en el ámbito residencial, sino en otros aspectos.

El macroproyecto que Abertis desarrollará en la parte de Encamp que va desde la salida del túnel de los Dos Valires hasta el centro del pueblo es una iniciativa valiente. La iniciativa no se limita a la edificación de viviendas, sino que se ha previsto, además, desarrollar una zona lúdica y de ocio, un sector empresariales y una parte comercial. La inversión es de gran volumen y sólo en la urbanización del espacio se estarán cinco años. Las previsiones apuntan a que todo el plan no esté desarrollado hasta dentro de dos décadas. De entrada, se demuestra que una gran empresa como Abertis apuesta por el futuro de Andorra en hacer frente a una inversión de este magnitud. Se está poniendo el embrión a un nuevo núcleo de atracción que estará situado fuera de lo que hoy es el puro centro comercial de las avenidas Meritxell y Carlemany. El éxito de la iniciativa colocará Encamp en una posición mucho más ventajosa en cuanto a la creación de riqueza. Si el proyecto se limitara exclusivamente a una zona residencial el comentario sería muy diferente. La cantidad de viviendas vacías invita a pensar que la edificación de nuevos bloques es una vía de negocio de difícil salida. Se espera que en el nuevo complejo se puedan instalar negocios que aporten un valor añadido en el ámbito económico. Significa más puestos de trabajo, diversificación de la oferta para el turista y, en general, un nuevo polo de atracción. La iniciativa se ha de mirar, de momento, con prudencia porque en anteriores ocasiones los planes previstos no se han llegado a desarrollar. El aval de tener detrás una compañía de la envergadura de Abertis es, sin embargo, una garantía de seriedad. El espacio está situado justo en el centro geográfico del país, con una buena conexión con las dos Valles gracias al túnel de los Dos Valires. En un contexto donde se espera que en el futuro, con la apertura económica, haya empresas interesadas en instalarse en el Principado, la opción de una nueva zona de negocios en Encamp puede ser una ubicación idónea. En tiempos donde la Alcaldía ha recibido muchas peticiones de quiebra el proyecto de la cabeza es un rayo de esperanza que esperamos que germine adecuadamente.

Fuente:

Diari d’Andorra