Una Copa del Mundo sostenible

La organización del evento, que se celebrará los días 11 y 12 de febrero de 2012, está cuidando al máximo que la gran fiesta del esquí alpino no dañe al medio ambiente.

Y, es más, espera convertirse en un ejemplo de organizar una prueba de esras características, salvaguardando la sostenibilidad de las montañas andorranas.

Sostenibilidad en todos los ámbitos

Para optimizar la utilización de recursos naturales, a nivel eléctrico, se invierte en las últimas soluciones tecnológicas para un correcto control del uso de la energía eléctrica. A nivel hídrico se hace una gestión telemática para controlar toda la red. En cuanto a la flora y fauna, se ha aplicado una gestión responsable de la masa boscosa de Soldeu-El Tarter. Respecto a los residuos, hay dos plantas de selección, antes de enviarlos al gestor correspondiente, que ya ha permitido empezar a ver resultados en forma de ahorro.

Una pista natural

La prioridad ha sido en todo momento adaptar la pista a la montaña y en su recorrido natural y no “construir” una pista. Para estos trabajos se ha contado con diferentes estudios para la evaluación del impacto ambiental con el fin de poder optimizar las acciones necesarias para la adecuación del trazado y actuar de manera muy cuidadosa.

Máquinas pisanieves con radar

Como novedad de esta temporada, es destacable la incorporación de radares GPS en las máquinas pisanieves. Esta innovación tecnológica permite, por ejemplo, que el conductor de la máquina conozca la altura exacta del espesor de nieve, que se evite hacer producción de nieve allí donde no sea necesario así como degradaciones en el paisaje por erosiones de la máquina donde hay poca nieve. Esto permite reducir los gastos en consumo de agua y electricidad gracias a una producción más eficiente.

Reducir el impacto

Aparte de estas acciones centradas en la pista Avet, la organización tiene un firme y decidido compromiso con el medio ambiente, por lo que lleva a cabo una evaluación de los impactos ambientales de su actividad en el entorno natural.

También se promueve la utilización de productos biodegradables y ecológicos certificados con los estándares europeos, productos provenientes del reciclaje o bien biodegradables. Como ejemplos: aceites biodegradables en todas las máquinas pisanieves, platos, vasos, cucharas, para los restaurantes de grupos fabricados con un producto 100% biodegradable, papel reciclado, tóners y tintas reciclados y certificados, más del 75% de todos los productos químicos en restauración con el certificado europeo Ecolabe

.

 

Fuente:

NOU AIRE Press