Naturlàndia toma forma con los espacios cerrados para los animales

El espacio para los osos ya cuenta con la estructura. Se mantiene la previsión de poder abrir el parque en verano

El parque temático de Naturlàndia, al plan del Conangle del bosque de la Rabassa, empieza a tomar forma. Las obras de construcción de los espacios que tendrán que acoger los cercados de los animales, el anfiteatro y las balsas empezaron el julio pasado y después de cinco meses de trabajos ya se empiezan a entrever algunas de las estructuras.

El espacio para observar los osos en semilibertat (los plantígrados estarán distribuidos en 10.000 metros cuadrados) ya cuenta con el esqueleto levantado y en la zona donde irán los lobos (estos animales dispondrán de una área de 11.000 metros cuadrados) ya se ha iniciado las tareas de los movimiento de tierras. En cuanto al futuro anfiteatro, pensado para acoger espectáculos diversos, hoy hay en marcha poco más que los fundamentos.

Así se podía ver ayer in situ y así también lo expuso el común de Santo Julià de Lòria saliente a los accionistas en el último consejo de administración de la sociedad  *Camprabassa celebrado hace unos días. Según han explicado al Diario fuentes cercanas al consejo de administración –el consejero de Deportes saliente, Oliver Alís, preguntado por este rotativo no quiso hablar del estado de las obras–, los trabajos van al ritmo previsto y se espera poder poner en marcha las instalaciones durante el verano. Las obras, que se harán por fases para adaptarse a la climatología, se han adjudicado en lotes a cuatro empresas andorranas por un valor total de 4,5 millones de euros provenientes de la ampliación de capital aportada por los 288 accionistas de la sociedad. Con todo, en el último consejo de administración se tuvo que hacer de nuevo una adjudicación, 60.000 euros más cara, después de que Coansa, la empresa ganadora del lote 6, en lo referente al tratamiento de aguas, balsas y riachuelos se retirara del proyecto (tenía que llevar a cabo la obra por 236.000 euros). La empresa que se hará ahora cargo, Coge, y que había quedado situada en segundo lugar en el proceso de selección, desarrollará la obra por 295.000 euros.

El grueso de la inversión más importante que se ha hecho a la parroquia en los últimos años se lo llevarán los edificios del anfiteatro y los espacios de los osos y los lobos. El primero está presupuestado en 1,1 millones de euros y, según el edicto, necesitará cinco meses para ser construido. El segundo tiene un coste de 1,3 millones y un plazo de ejecución de cuatro meses. Los cercados de los animales costarán 421.000 y necesitarán cuatro meses para ser una realidad y la remodelación del aparcamiento de la parte alta de la Rabassa, que ya está casi asfaltado de nuevo, ha costado unos 172.000 euros. 

Las obras, además, han llegado con las críticas del colectivo de Amigos de la Rabassa, que hace meses denunciaba el imptacto que estaban produciendo sobre el territorio y el “destrozo y la privatización de un espacio que hasta ahora era público”.

El tobotronc pasa la revisión

Por otro lado, en el decurso del consejo de administración y a demanda de algunos de los asistentes, la corporación laurediana informó que el Tobotronc ha superado todas las revisiones recientes que han llevado a cabo las empresas certificadoras y que el tobogán cumple escrupulosamente las medidas de seguridad.

LA CARENCIA DE NIEVE OBLIGA A APLAZAR El INICIO DE TEMPORADA

El campo de nieve de la Rabassa se queda, por ahora, sólo en campo. Porque de nieve no hay lo más mínimo todavía. La carencia de nevadas fuertes ha obligado a aplazar el inicio de la temporada de invierno a las pistas de fondos lauredianas, y de hecho, al lugar web de *Naturlàndia se comunica a los clientes que las actividades como el esquí de fondo, las raquetas, el múixing o los toboganes de nieve y los vehículos de nieve “estarán disponibles cuando las condiciones climatológicas lo permitan”. Desde el parque informaron ayer que se esperan nevadas de consideración para mediados de este mes, unas precipitaciones que se espera que puedan activar las ventas de paquetes de actividades.

Fuente:

Diari d’Andorra