La ley de apertura hará que todos los residentes tengan derechos económicos

El Gobierno insiste que se tiene que superar una crisis que se ha llevado 7.000 lugares de trabajo

La apertura a la inversión extranjera dará derechos económicos a los residentes desde el primer día. Así, acabará con las restricciones de los extranjeros para abrir un negocio.

Ahora mismo españoles, franceses y portugueses tienen que haber residido durante 10 años en el país para ser titulares de un negocio y el resto de residentes 20 años. El ministro de Economía y Territorio, Jordi *Alcobé, manifestó que “porque el modelo sea coherente si se abre a sociedades también se tiene que abrir a personas físicas”. *Alcobé y el ministro de Asuntos exteriores, Gilbert *Saboya, comparecieron ayer ante la comisión legislativa de Economía para explicar el proyecto de apertura económica. Una iniciativa clave, insistieron, para superar la actual recesión. *Alcobé dio algunas cifras para visualizar el complicado momento por el cual pasa la economía. Apuntó que se han perdido 7.000 asalariados en los últimos cinco años y que el nivel de importaciones (en valor) ha caído a las cifras de los años noventa. El ministro señaló que “uno de los motores que tienen que revertir esta situación es la apertura porque abrir quiere decir creación de nuevas empresas y creación de ocupación”. 

El titular de Economía explicó que con el marco legal vigente en materia de apertura económica se han instalado “poco menos de cincuenta empresas y la mayoría de venta por Internet”. La propuesta del ejecutivo es no imponer ninguna restricción más allá de “salvaguardas conceptuales” y *Alcobé puso algunos ejemplos: empresas, sectores o personas “que puedan poner en peligro las reglas de mercado, la soberanía o el interés general”, empresas que puedan malograr el medio ambiente, o la salud pública, o el orden público, o inversiones de países que no cooperen en materia de lucha contra el blanqueo, o que tengan un informe desfavorable de la Unidad de Inteligencia Financiera (*UIF). 

La propuesta también prevé cambios respecto a los inmuebles que puede adquirir una sociedad *andor­*rana con el cien por ciento de capital foráneo. La ley actual la limita a los inmuebles vinculados a la actividad empresarial pero la futura eliminará esta restricción. Sí que se mantendrá para las sociedades extranjeras. Respecto de estas últimas, pero, ahora sólo se los permite tener una sucursal mientras que, en la propuesta, no se prevén restricciones excepto “las salvaguardas conceptuales”. 

*Alcobé insistió que posibilitar el ejercicio inmediato a los profesionales liberales foráneos será a cambio de reciprocidad. Y citó un ejemplo. Indicó que ahora mismo España no permite que un auditor de cuentas andorrano ejerza en su territorio para no ser ciudadano de la Unión Europea y, por lo tanto, Andorra tampoco permitirá el ejercicio de auditores de cuentas españolas. 

Entre el paquete de leyes que se modificarán para facilitar la apertura económica habrá la ley de sociedades y la ley de inmigración. La primera por “*simplicar procedimientos” y la otra para conseguir un “modelo más flexible” que no el actual de cuotas. *Alcobé también indicó que están a la lista de prioridades los convenios de no doble imposición y que, ahora, vigentes ya los impuestos sobre sociedades y actividades económicas “hay las condiciones para firmarlos” 

La oposición insistió en el peligro “de arbitrariedad” que puede haber detrás las cláusulas de salvaguarda. Y el consejero general socialdemócrata David Ríos señaló que los preocupa “la libertad que tendrá el Gobierno y la arbitrariedad que puede haber”.

INVESTIGACIÓN De “ÉXITOS INMEDIATOS” E INICIO DE DIVERSIFICACIÓN

El titular de Exteriores insistió en el mensaje que ya dio martes a los sectores empresariales, que no basta de aprobar el marco legislativo, sino que después habrá que ir a buscar inversores. Y que el que se buscará responderá en dos grandes objetivos: hacer más competitivos los sectores ya existentes (habló, por ejemplo, del comercio y de la falta de marcas que sí que se encuentran alrededor) y buscar nuevos sectores económicos para diversificar la economía. La hoja de ruta que se plantea el Gobierno para empezar es conseguir “éxitos inmediatos para coger impulso”. Se trata de “éxitos” que se tendrán que buscar en los sectores ya existentes y que, por lo tanto, no requieran hacer unas modificaciones normativas. Pero, a la vez, también se trabajará para concretar los “dos o tres” sectores iniciales *novedosos en el país. 

*Saboya indicó que todo esto se trabajará en paralelo a la ley, que se quiere entrar a trámite en verano. Y aseguró que ya hay inversores interesados.

Fuente:

Diari d’Andorra