La preparación de la Copa del Mundo en Andorra, avanza a buen ritmo

Las visitas de obra son un clásico informativo. La de ayer, pero, era especial. A pie de pista y no de una cualquiera sino la del Abet, la joya de la corona. Los miembros del comité de honor de Soldeu 2012 conocieron como se gesta una Copa del Mundo.

Llueve, nieva, “borrufa”? Nadie se ponía de acuerdo ayer por la mañana a Soldeu. Con el viento, sí. Molestaba.

Con puntualidad andorrana, el presidente de Gobierno, Toni Martí, presidente de honor del comité de honor de la Copa del Mundo Soldeu 2012, abría la expedición del resto de miembros para conocer in situ el estado de la parte final de la pista del Abet, con la grada y las cabinas para la prensa como punto fuerte de la visita. “Con estas gradas ya tenemos para hacer el Estadio Nacional”, hacía broma Martí con el secretario de Estado, Jordi Cerqueda, antes de empezar a escuchar las explicaciones de los miembros de la organización, Ton Naudi, Jordi Pujol y Conrad Blanch, los tres tenores que dan la cara gracias a la gran orquesta que trabaja detrás. “Este proyecto es de muchas personas y de todo un país”, recordó Blanch, director general del comité Soldeu 2012. 

“Siempre que hemos organizado un acontecimiento hemos demostrado que somos capaces de hacerlo mejor que nadie”, aseguró Toni Martí, mientras miraba la llegada del Abet. La nieve, que no ha caído cómo habría del cielo, ha sido sustituida por la innivación artificial de 35 cañones. “Se ha producido mucha nieve los últimos días. La pista es homogénea y está preparada. La última semana haremos la inyección de agua y el trazado aguantará los tres días”, dijo Blanch ya al “escalf” del hotel Sport Village Hermitage, donde se hizo la explicación vía PowerPoint de la preparación y la evolución de los trabajos para acoger por primera vez la Copa del Mundo femenina. El coste de la criatura, 1.301.000 euros, después de añadir los 180.000 del gigante de viernes. “En estos momentos que no hay muchas noticias buenas, en febrero tendremos tres de encadenadas. Estas pruevas de la Copa del Mundo abrirán Andorra al mundo”, exhortó el presidente de Gobierno.

Y Andorra ha respondido. “Tendremos 200 voluntarios a la pista y 150 afuera; la respuesta que hemos tenido ha sido magnífica”, destacó Conrad Blanch, que fue desgranando cifras y datos de interés. Cómo que se ha previsto todo un despliegue para tener cura de la circulación y de la movilidad a Soldeu, con un plano B si la nieve se convierte en invitada de última hora a la Copa del Mundo. O cómo que el parking público durante el día estará exclusivamente destinado a la organización y que los forofos tendrán que aparcar en el Tarter o en Grau Roig y utilizar autobuses gratuitos para llegar a Soldeu.

Después de una media hora de explicaciones todo el mundo estaba convencido que la Copa del Mundo va por el buen camino y, como aseguró Blanch, “se está cumpliendo la hoja de ruta de cuando empezamos esta aventura. Andorra puede esperar, con ilusión y orgullo, el inicio de la competición”. Con la bendición de Toni Martí, que se mostró más optimista que nadie, tranquilizador: “Todo irá bien, seguro. habrá la nieve que hace falta porque cuando las cosas se empiezan bien, acostumbran a acabar bien.” Palabra de presidente de Gobierno.

Fuente:

Diari d’Andorra