La Andorra más veraniega

El público es el protagonista de las últimas jornadas de la 32a Feria Internacional de Turismo de Madrid, que ha organizado una gincama donde los viajeros tienen que averiguar, entre otros pruebas, las actividades que se pueden hacer en Andorra durante el verano.

Sobrevolar las pistas de esquí en parapente, montar en un trineo echado por perros o motos de nieve, hacer escalada, salto de puente o un circuito en BTT son algunas de las propuestas que el estand de Andorra a la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) ofrece a todos aquellos visitantes que, durante este fin de semana, buscan ideas para diseñar sus próximas vacaciones.

“La primera valoración que en estiércol es fuerza positiva”, constató ayer Virgínia, de Andorra Turismo, “porque hay mucha gente que nos pide información sobre alojamientos y actividades para hacer en verano”. Pero el que más éxito tiene, sin duda, son los pósteres, los llaveros y las bolsas de lona negras que las huéspedas reparten, llenas de guías y de catálogos de todas las clases con información del país. 

Ángel, de 58 años, rellenó la suya de planos del Principado,  con temor a que, después de tanto tiempo sin venir a Andorra, ya no sepa moverse por las Valls. “El último golpe que estuve fue hace seis años, y el que más me gustó fue Caldea y la parte de Soldeu-el Tarter”, recuerda. También José Manuel, que visitó la feria con los hijos y los nietos, hace tiempos que no cruza la frontera del río Runer. “Cuando estuvimos, nos trajeron en jeep a tres lagos, y nos hicieron beber vino de un porrón impresionante! tengo muy buen recuerdo, y nos gustaría volver lo antes posible.”

Jaime Peral es ingeniero y tiene pensado venir a Andorra justo la semana que viene. “No he sido nunca antes, y el único que sé es que es un país pequeñito con unas estaciones de esquí de las cuales me han hablado muy bien.” Quiere aprender a esquiar con un amigo y, por eso ha cogido folletos de Grandvalira y de Vallnord. “Son unas pistas que la gente reconoce y que tienen mucha aceptación”, apuntaban desde Ski Andorra. “Nos preguntan sobre las tarifas y sobre las actividades paralelas a las estaciones de esquí. Además, los informamos sobre las novedades de este año.” Como el Woodpark o la pista Megaverde de Arcalís, que, con 8 km de recorrido, es la más larga del Pirineo.

Pero las montañas andorranas no se funden con la nieve, y el resto del año se continúan haciendo un montón de actividades. Lo sabe bastante bien la familia de Ángel, de 39 años. “Estuvimos en Andorra cuando los niños pequeños todavía no habían nacido. El grande tenía 3 años, e hicimos ciclismo y tiro con arco. Nos lo pasamos genial!”.

A pesar de todo, hay gente que esto no lo sabe y que se queda un poco en blanco cuando, a la gincana viajera organizada por Fitur, se los pregunta qué pueden hacer en Andorra el mes de julio. “Cuando los concursantes llegan a nuestro estand, los damos información sobre toda la oferta de actividades de verano, los sellamos una casilla del pasaporte y, los que lo completen todo, entran en el sorteo de diferentes premios”, nos informaba la Virginia. “En el caso de Andorra, regalamos dos forfets para Grandvalira y dos para Vallnord.” 

Una forma divertida de combatir el mal del estacionalización y de dar a conocer un país que, todo y su proximidad geográfica, es todavía un grande desconocido para muchos españoles.

SIN DESCANSO DURANTE CINCO DÍAS

Hoy es el último día de trabajo a Fitur para el equipo de huéspedas que, durante los cinco días que ha durado la feria, han sido atendiendo el público que se acercaba al estand de Andorra. Algunos, buscando información práctica, pósteres. Pero a todos los han atendido con la misma amabilidad, sin casi tiempo ni para descansar. “Estamos de 9 a 21 h a la feria. Hagamos una salida para comer y poca cosa más”, declaran desde Andorra Turismo. “En todo caso, dejaremos salir las chicas porque hagan un tumbo cuando esto esté más tranquilo.”

Fuente:

Diari d’Andorra