Emilio Duró, en conferencia en Andorra, recomienda alegría para combatir mejor la crisis

Hacer ver los beneficios que tienen la felicidad y el optimismo en el día a día. Un objetivo que Emilio Duró transmite con la voluntad de hacer cambiar la sociedad.

En tiempo de crisis puede parecer difícil encontrar la manera de poner ilusión en el día a día y cogerte la vida con optimismo. Pero el asesor y consultor de empresas, Emilio Duró, está convencido que el único elemento que hace falta para encontrar el lado positivo y crecer tanto personalmente como profesionalmente es hacer un cambio de chip y variar las prioridades que uno tiene.

Dijo que “el 85% del éxito a la vida viene de la manera de verla”, y añadió que “al mundo occidental en que vivimos estiércol un drama cuando hace una semana que no tenemos aire acondicionado. Nuestros abuelos vivían sin y también eran felices. Creo que se ha puesto de moda quejarse”, explicó momentos antes de empezar la conferencia Como se tiene que gestionar la ilusión en tiempo de crisis que ofreció ante un Centro de Congresos de la capital lleno a rebosar.

Duró habla decididamente, pero reconoce que no tiene una verdad absoluta. “A mí si me dicen: eres positivo? Pues, los diré que depende del día” y aseguró que cambia de opinión a menudo. Pero desde su punto de vista el importante es vivir con optimismo y dijo que “las emociones negativas se contagian cuatro veces más que las positivas”. También remarcó que “la gente optimista rinde entre un 65 y un 100% más que el resto”. Es por eso que recomienda que haya un buen ambiente al trabajo: “Puedes trabajar y sonreír, y si tienes una cabeza entusiasta rindes más”. Otra recomendación: “Quizás hay que dedicar más tiempo a la gente feliz y menos a la infeliz.” Un consejo para tener en cuenta en esta sociedad que, según Emilio Duró, hay que reinventar. “Un niño por qué es feliz? Porque no tiene experiencia. Por lo tanto, si lo olvidáramos todo seríamos felices”, apuntó, dejando claro, pero, que a menudo el que hay que cambiar es el interior: “hay quién en sus problemas sólo busca culpables afuera y entonces es infeliz”. Pero que nadie se haga ilusiones porque “la felicidad no se conserva”.

Si sus consejos son efectivos o no, habrá que comprobarlo, pero es cierto que su punto de vista levantó mucha expectación. Los asistentes, personas que tendrán que aprender que “si quieres cambiar la vida, tienes que cambiar el que miras”.

Fuente:

Diari d’Andorra