Helipuerto en Andorra el 2013 con una línea regular con Barcelona

El concesionario también tendrá que ofrecer antes de tres años conexiones en Tolosa y la Seu d’Urgell

El Gobierno sacará el próximo miércoles a concurso la concesión administrativa de la construcción, gestión y explotación comercial del helipuerto nacional con el objetivo que la primavera-verano del 2013 esté en funcionamiento, y lo haga con una línea regular Andorra-Barcelona-Andorra, en servicio con una frecuencia mínima de dos vuelos por semana.

El ejecutivo aprobó ayer las bases de un concurso que obliga el licitador a incluir una propuesta de terreno, que puede ser de titularidad privada o bien pública, y la explotación y gestión de la infraestructura por un periodo de 30 años. Un golpe adjudicado el contrato –los licitadores tienen hasta el 15 de marzo para presentar las ofertas– el Gobierno ha fijado un plazo de obras que no se podrá alargar más de once meses y estima que la infraestructura tendría que estar en funcionamiento como mucho tarde el verano del año próximo. 

Además de la línea regular a algún aeropuerto o helipuerto de Barcelona, el ganador del concurso tendrá que poner en marcha dos más, en Tolosa y la Seu d’Urgell, que también tendrán que tener una frecuencia mínima de dos servicios por semana. En este caso, el plazo máximo para ponerlas en servicio es de tres años un golpe adjudicado el contrato. Además de las líneas obligatorias, el concesionario podrá ofrecer otros siempre que sean aceptadas por el Gobierno y tendrá que operar los vuelos otros operadores que obligatoriamente tendrán que entrar al país por el helipuerto nacional. 

El ministro portavoz, Jordi Cinca, que presentó las bases del concurso acompañado de la cabeza de proyectos estratégicos del departamento de Ordenamiento Territorial, Ramon Reguant, explicó que a pesar de que el Gobierno no tiene la intención que el proyecto se duerma, los plazos de adjudicación dependerán del tiempo que tarden los técnicos de la administración a contrastar la información sobre la viabilidad aeronáutica de los terrenos escogidos por los licitadores.

Ya sean privados o públicos (en este segundo caso el licitador tendrá que compensar la administración), se prevé puntuar mejor las propuestas referentes a la ubicación cuanto más cerca esté el terreno donde se construirá el helipuerto de un punto escogido por el Gobierno, en este caso el Kilómetro Cero. El deseo del ejecutivo es que el helipuerto, que ocuparía menos de una hectárea de terreno, no esté más lejos de doce minutos en automóvil del Kilómetro Cero.

El concurso es de carácter nacional y la emprendida constructora tendrá que ser andorrana, pero permite que se pueda presentar una UTE con alguna empresa extranjera. De hecho, los licitadores tienen que contar con algún colaborador que disponga de un certificado de transporte aéreo, teniendo en cuenta que en Andorra no se matriculan helicópteros. Cinca, que señaló que los precios de las tasas que propondrán los licitadores estarán intervenidos, no descartó que “el concurso pueda queda desierto porque no se presente nadie o que no pasen el corte”.

REGLAMENTO PARA APLICAR El IRPF DE LOS NO RESIDENS

El consejo de ministros de ayer aprobó el reglamento que desarrollará la modificación de la Ley del impuesto sobre la renta de los no residentes, el único impuesto directo que ya está en vigor desde el mes de abril del año pasado y que según prevé el Gobierno recaudará este año unos 4 millones de euros. Según explicó el ministro portavoz, Jordi Cinca, el ejecutivo ha aprobado unas modificaciones de orden técnico que permitirán que las declaraciones del primer trimestre del 2012 ya estén adaptadas a este reglamento. Estas modificaciones simplifican algunas cuestiones y aclaran las dudas fiscales y jurídicas que se habían detectado a la hora de aplicar el impuesto sobre la renta de los no residentes.

Fuente:

Diari d’Andorra