El complejo Astra se iniciará en marzo y costará 15 millones

El estudio técnico concluye que la estructura del edificio, levantada hace doce años, está en condiciones

Proyección de la imagen que tendrán los bloques del Astra.

Después de doce años de parada, la construcción del complejo Astra de Arinsal, que prevé seis edificios de viviendas –uno de los cuales con pisos sociales destinados a la venta– y dos de polivalentes para uso comunal, se retomará en breve. El mes que viene, según prevén los responsables del proyecto.

Desde Cisau, la empresa a quien la sociedad Astra ha conferido el mandato para el acabamiento, la gestión, la administración y la venta del edificio, han explicado al Diario que las obras podrán empezar enseguida porque ya se ha hecho el “reconocimiento” total de la estructura y los taludes después de más de una década de parada. Y los informes técnicos concluyen que los pilares “están perfectos”. “Dan una densidad elevada; sólo se tiene que volver a hormigonar la última capa”, exponen Andreu Saiz y Marta Ibáñez. “Lo tenemos todo a punto para poder salir al mercado a final de abril”, señalan, atendiendo que ya se han terminado cuestiones como por ejemplo la remodelación del proyecto, la estabilización y los servicios.

La inversión que requerirá el proyecto se eleva a 15 millones de euros, que se pretende que “reviertan directamente en la economía productiva del país, hecho que es especialmente relevante sobretodo por los momentos que vivimos”, resaltan los promotores. Se calcula que, de hecho, el proyecto generará trabajo a unas 300 personas del sector de la construcción y derivados durante los dos años de obras. La licitación estará reservada a las empresas del país y según prevén los promotores, podrían ser nuevo las que presenten presupuesto.

Apartamentos de 80 metros

También será en marzo cuando, según las previsiones iniciales, el común de Massana publicará el reglamento para poderse inscribir y optar en alguno de los 30 pisos sociales, que se pondrán a la venta por 149.000 euros. Los apartamentos serán de 80 metros cuadrados –tendrán dos habitaciones y estarán adecuados para un máximo de cuatro personas– e incluirán parking y trastero. A pesar de que el convenio inicial preveía que de los ocho bloques se destinaría un a la venta a precio inferior al del mercado para garantizar el acceso a la vivienda a la gente joven, la sociedad Astra y el común tienen el acuerdo de ampliarlo si la demanda es fuerza elevada. “Si nunca hubiera más peticiones, se pondrían a la venta más viviendas y habría que precisar el precio”, detallan Saiz e Ibáñez. Concretamente, se reservarían ocho apartamentos más de tres habitaciones, catorce de dos y ocho de una. podrán optar las personas menores de 36 años que acrediten un máximo de ingresos y que hayan residido en el país un mínimo de cinco años. En el caso de tratarse de una persona sola, tendrá que demostrar que no percibe más de 30.000 euros el año; si lo solicita una pareja, tiene que cobrar como máximo 36.000 euros; si el demandante es una familia compuesta por tres personas, el umbral se situará en los 42.000 euros anuales, y para cuatro miembros, el techo se sitúa en los 48.000 euros. Los beneficiarios tendrán que destinar el piso a uso exclusivo propio.

El convenio, además, estipula que los dos bloques superiores del Astra y que están situados a pie de pistas pasarán a ser gratuitamente propiedad del común. La corporación podrá hacer el que decida, desde destinarlos a servicios hasta venderlos para rebajar la deuda.

Fuente:

Diari d’Andorra