Andorra Turismo centralizará el trabajo de las oficinas de fuera

El ministerio constata que el funcionamiento aplicado hasta ahora es “muy obsoleto” y el objetivo es hacer de las sedes a la extranjero “divisiones comerciales” del país

La oficina de turismo de Andorra en París.

El ministerio de Turismo quiere desarrollar un sistema más centralizado de funcionamiento de las oficinas de turismo de Andorra al extranjero.

Actualmente el Principado está presente en Madrid, París y Bruselas y, según avanzó ayer el titular del departamento, Francesc Camp, se ha constado que el modelo que se ha aplicado hasta ahora es “muy obsoleto” y tiene “maneras de trabajar muy diferentes”. 

Así pues, ejemplificó, mientras a la oficina de Francia hay hoy cinco personas trabajando, a la de la capital española sólo hay una. “Y a la de París tienen su propia web… todo ello quizás es fruto de una cierta dejadez a lo largo de los años, con una gran carencia de coordinación”, comentó Camp, en el marco del congreso ordinario de Demócratas por Andorra, donde una de las ponencias que se aprobó giraba en torno a la representación andor­rana en otros países y proponía incrementar la presencia consular. El objetivo con que trabaja el ejecutivo es “tener unas oficinas de turismo más eficientes” así como cambiar el concepto, para “empezar a hablar de divisiones o agencias comerciales de Andorra Turismo” para sumarse al proyecto de apertura económica. Se quiere “aplicar políticas de manera comercial”, puso de manifiesto. Se pretende, pues, hacer “una telaraña de agentes comerciales” a países de interés para el país, como Rusia y el centro y este de Europa.

Por otro lado, también se plantea centralizar las consultas telefónicas puesto que, tal como apuntó Francesc Camp, todas las oficinas reciben más demandas de información por teléfono que de manera presencial, una tarea que se puede desarrollar desde Andor­ra. Avanzó que se creará un centro de atención telefónica donde se pueda atender en los idiomas necesarios y donde el mensaje para difundir esté más unificado.

Fuente:

Diari d’Andorra