Francia admite una fiscalidad del 10 por ciento

El Gobierno ultima un acuerdo que tiene el apoyo de Sarkozy y se prevé que se firme antes de las elecciones presidenciales

La firma del convenio con Francia para evitar la doble imposición, el primero de este tipo que está negociando Andorra, puede ser cuestión de semanas.

De hecho, según explicó ayer el ministro de Economía, Jordi Alcobé, se podría rubricar antes de que se celebren las elecciones presidenciales en el país galo, previstas para el abril –primera ronda– y el mayo –segunda–. Además, el acuerdo que se está cerrando con París aceptaría el tipo del 10% que está fijado tanto al impuesto sobre sociedades como al de actividades económicas, un punto que el político canillenc considera “clave” porque el documento se convierta en una herramienta que ayude a atraer empresas que quiera trabajar desde el Principado hacia el extranjero.

“Con Francia está avanzado y el 10% es el tipo que está previsto para firmarlo”, apuntó el ministro de Economía y Territorio en declaraciones al programa El Matinari, de AD Radio. Alcobé puso de relieve el papel que está desarrollando Nicolas Sarkozy para conseguir que las negociaciones lleguen a buen puerto y lo hagan antes de que tenga que pasar por las urnas. “El Copríncep se ha posicionado y nos está dando un golpe de mano. Estamos luchando para tenerlo firmado antes de las elecciones”, comentó el político canillenc. El interés para poder rubricar el convenio antes de los comicios es compartido por las dos partes. Y es que, en el caso de Andorra, un posible cambio de gobierno en Francia “supondría tener que volver a explicarlo todo”. 

España, segundo paso

Para el ejecutivo, disponer de un buen número de convenios de no doble imposición será imprescindible porque la ley de inversiones extranjeras dé todos los frutos esperados. Por eso, un golpe se haya cerrado el acuerdo con París, se quiere iniciar el mismo proceso con España. “Es el paso siguiente”, avanzó un Alcobé que recordó, pero, que hoy por hoy el que se ha hecho no pasa de ser “conversaciones en el ámbito político”, que todavía no se han traducido en “negociaciones técnicas”. 

La firma del convenio con Francia supondrá la eliminación de la retención del 34% que hasta ahora aplica el gobierno galo a las empresas que, desde Andorra, quieren trabajar en su territorio –en el caso de España la penalización es del 24%–. Esto permitirá “una igualdad de condiciones” y, por lo tanto, “que se pueda vender afuera sin restricciones”. El trabajo, pero, no se acabará aquí. “Empieza la tarea de ir a buscar marcas y sectores que queramos potenciar”, comentó Alcobé, por quienes “ahora hemos hecho las carreteras económicas del país”, que tiene que permitir “una época de crecimiento y prosperidad”. Esta investigación tendrá “dos niveles”. El primero, “reactivar el que tenemos, el turismo y el comercio”, con la busca de “empresas y marcas que ahora no están y algunas que no están en los países vecinos” para impulsar los dos sectores y “hacer más atractiva Andorra para los visitantes”. El segundo nivel pasará para buscar nuevas actividades. Como ejemplo, Alcobé citó el turismo de salud o la tecnología.

El ministro aseguró que “ya tenemos una lista de empresas”, con algunas de las cuales “hay el compromiso de posibilitar que vengan cuando esté todo terminado”. El político canillenc indicó que “perciben el país como un lugar de oportunidades”, y admitió que algunas han pedido ayudas y facilidades. “Estamos limitados por el espacio y el país que somos, pero tenemos que ser receptivos y facilitar al máximo que quién esté interesado pueda instalarse”, apuntó.

Fuente:

Diari d’Andorra