Andorra a rubricado el convenio de no doble imposición con Francia

El acuerdo permite eliminar la retención del 34% sobre la prestación de servicios de empresarios andorranos al país vecino del norte

Luz verde. París ha dicho que sí y Prado de la Cruz, también. Los gobiernos de Andorra y Francia rubricaron, el pasado miércoles, el acuerdo que evitará la doble imposición.

Los empresarios andorranos podrán prestar servicios en el Estado vecino norteño sin tener que verse penalizados con una retención del 34% sobre la facturación. El convenio (CDI) será plenamente operativo no antes del 2013, según informó ayer la cabeza de Gobierno, Toni Martí, en una comparecencia expresa para dar los primeros detalles del cierre del acuerdo. “Hoy hay una extremada alegría”, reconoció Martí acompañado del ministro de Exteriores, Gilbert Saboya, y en presencia de prácticamente todo el gabinete (sólo faltaba el responsable de Turismo y Medio ambiente, Francesc Camp). Saboya definió el acuerdo con Francia como un “elemento clave en nuestra estrategia” para reactivar la economía del país en el marco de la apertura. Y aseguró que el convenio es “una muestra de confianza internacional hacia nosotros” que, espera, genere también una mayor seguridad interna. “El CDI con Francia no es el final de nada. Es el principio de todo”, aseguró Martí, consciente que el hecho de haber cerrado el convenio con Matignon “nos allana el camino” ante otras negociaciones. La siguiente estación es España.

Grandes rasgos

Saboya, que el próximo lunes acudirá en Madrid para entrevistarse con su homólogo, José María García-Margallo, antes de que Martí se encuentre con Mariano Rajoy para impulsar un acuerdo con la Moncloa,fue el encargado de dar algunos detalles del convenio con Francia. Se trata de un acuerdo “muy potente”, según la cabeza de Gobierno, que el ejecutivo tiene previsto exponer la semana que viene ante el Consejo General después de que ayer mismo se detallaran las grandes líneas del pacto a los presidentes de los dos grupos parlamentarios. Saboya dejó claro que el CDI con Francia se ha “estructurado de acuerdo con el modelo OCDE”, por lo cual esto es “una buena referencia de cara al futuro”. Los dos mandatarios gubernamentales dieron por hecho que el acuerdo negociado con el equipo de Alain Juppé tendría que mostrar el camino en el gobierno español.

El ministro de Asuntos exteriores garantizó que Francia homologa los impuestos directos existentes, con los gravámenes del 10% establecidos, y “se nos homologa de forma automática el IRPF cuando lo tengamos en vigor”, que será entre el 2013 y el 2014, aunque Martí dio por hecho que será la primera de las dos fechas mencionadas. El CDI comporta la abolición de la retención del 34% sobre los servicios prestados en Francia e impone unas retenciones si nunca se repatrian hacia el Principado el eventual dinero obtenido en Francia por personas físicas o jurídicas en dividendos, intereses o cánones. La retención máxima sobre los dos últimos conceptos mencionados será del 5%. Este mismo porcentaje se retendría, como mucho, de los dividendos obtenidos en sociedades participadas en más de un 10%. Si la participación es inferior, la retención podría llegar al 15%.

Que Francia homologue con la rúbrica del acuerdo el marco fiscal que se está construyendo en el Principado fue especialmente alabado tanto por Saboya cómo, especialmente, por un Martí que agradeció y “honorar” el trabajo hecho por los técnicos del Gobierno que han participado en la negociación del convenio, y que nombró un por uno con nombre y apellidos. En una referencia inequívoca a Jaume Bartumeu y el PS, la cabeza de Gobierno lamentó que “de puertas adentro no todo el mundo ha hecho confianza”a las conversaciones que se estaban llevando a cabo. “Algunas voces llegaron a afirmar” que no se avalaría el modelo fiscal directo. “Estas voces han quedado hoy, afortunadamente por Andorra, desacreditadas”, dijo un Martí que mostró confianza en el hecho que antes no acabe la legislatura en Francia se habrá firmado el convenio. “Nunca Andorra no había sido tan bien a escala internacional”, aseguró Martí.

CRÍTICAS DE BARTUMEU A LA NEGOCIACIÓN

El presidente del grupo parlamentario socialdemócrata, Jaume Bartumeu, criticó ayer la negociación del Gobierno con Francia por el convenio de doble imposición. “Si alguien diseña una estrategia pensante que el mejor momento para negociar es en medio de una campaña electoral se equivoca, y mucho”, afirmó el político en una entrevista a Radio Nacional de Andorra. Bartumeu, que ayer mismo entró a Sindicatura una pregunta para formular en el Gobierno sobre “la negociación con el Gobierno de la República Francesa de un acuerdo para impedir la doble imposición”, lamentó que se haya “querido insistir tercamente a firmar en plena campaña. Y ha sido un error”. Bartumeu vino a decir que el Gobierno de DA ha querido negociar sí o sí con Nicolas Sarkozy como cabeza de Sido previendo que con un triunfo de François Hollande sería peor, cosa que el líder del PS descartó. El parlamentario recordó que por mucho que el Gobierno haya querido hacer ver el contrario “el margen (de negociación) es pequeño”.

Fuente:

Diari d’Andorra