La banca supera los 30.000 millones de euros en recursos gestionados en Andorra

La internacionalización supera por primera vez los 30.000 millones de activos de clientes

Los recursos gestionados por las cinco entidades bancarias del Principado se incrementaron de forma notable durante el año pasado.

El aumento de hasta un 14,2% experimentado el 2011 ha permitido el sector recuperarse de la fuerte reducción experimentada el 2008 y lograr su máximo histórico, superando por primera vez los 30.000 millones de euros. Uno de los principales motivos de esta evolución positiva se encuentra en la internacionalización por la cual se ha apostado desde el sector, según explicó el director general de BPA, Joan Pau Miquel. 

El dato ha sido revelada mediante la Síntesis de Indicadores Socioeconómicos de Andorra publicada por la entidad, una compilación de datos que, según el parecer de Miquel permite pensar que “se ha tocado fondo” con la crisis, puesto que si bien muchos ámbitos continúan experimentando retrocesos, estos no son tan fuertes como los de años anteriores y, además, hay algunos, como el de las pernoctacions, que han registrado evoluciones a la alza. Entre los que suben, justamente, hay los recursos de las entidades, impulsados en gran parte por la evolución positiva de la mediación de clientes (todo el que es la gestión de acciones, fondos de inversión u obligaciones entre otros productos financieros), que supone un 65,1% del total y que ha vivido un aumento de casi el 20%. También han subido los depósitos, a pesar de que en menor medida (+5,1%).

Joan Pau Miquel atribuyó esta situación a tres motivos, entre los cuales “el esfuerzo para estar a otros mercados y ser presentes a otros sistemas financieros”. A su entender, los datos “son una foto consolidada de esta voluntad”. El director general de BPA también indicó que la alza también se debe de al mismo mercado andorrano y a la “revalorització de los activos que ya se estaban gestionando”, y aseguró que “no tiene nada que ver con el hecho que haya más o menos inversión creditícia”, a pesar de apuntar que esta “en el conjunto de las cinco entidades no ha disminuido el 2011”. 

El conjunto de datos revela que el ejercicio pasado volvió a ser negativo para la economía andor­rana pero también, según se desprende de los autores de la compilación, permite divisar, como mínimo, una salida del túnel gracias al comportamiento de algunas estadísticas, como por ejemplo la de las pernoctacions. El crecimiento de un 7,7% registrado el 2011 “rompe una tendencia bajista desde el 2001”, destacó un Miquel que puso de relieve que la salida de la crisis pasa por el conjunto de reformas comenzadas desde el Gobierno. “Andorra está haciendo los deberes al impulsar cambios internos que tienen que dar resultado a medio y largo plazo”, dijo el director general de BPA, consciente, pero, que hay otra pata clave en la recuperación: el que suceda al entorno europeo y, en especial, en España. “Es previsible que a partir de ahora se vea una evolución positiva, ya el 2012 o como mucho tarde el 2013”, comentó el máximo responsable de la entidad financiera.

COMISIONES PARA GARANTIZAR El USO FUTURO DE LAS TARJETAS

Joan Pau Miquel justificó la necesidad de la aplicación de la comisión del 0,5% a las operaciones superiores a 30 euros que se hagan con tarjetas de crédito del país apuntando la necesidad de actualización tecnológica constando que se requiere para dar este servicio. Así, puso de relieve que esta es la fórmula de financiación de estas “inversiones significativas” que se usa “a todos los países” y que “si no se hiciera así, nos podríamos encontrar que la tecnología evolucionara de tal manera que no estuviéramos en disposición de dar el servicio”. El dirigente de BPA apuntó que “hace falta que entre todos, consumidor y entidades, buscamos un punto de equilibrio para garantizar la viabilidad”.

Fuente:

Diari d’Andorra