Los contratistas de obras bendicen las medidas de choque para reavivar el sector

Las inmobiliarias alertan que puede haber un excedente de metros cuadrados construidos

Los cambios que el Gobierno quiere introducir en la Ley del suelo “no salvarán el sector de la construcción pero sí que lo reavivarán ligeramente”.

Así opina el gerente de la Asociación de Contratistas de Obras (Acoda), Víctor Filloy, convencido que las modificaciones a la legislación son “medidas muy positivas y muy esperadas tanto por los constructores como por los promotores”. Entre las variaciones a la normativa, Filloy destacó la que permitirá a los comunes condonar o rebajar el porcentaje actual de cesión obligatoria cuando se quiere construir en suelo urbano consolidado, y el hecho que sea una medida con un plazo temporal de seis a ocho meses. “Es importante que la rebaja no se alargue en el tiempo y que los propietarios vean que ahora es el momento de construir a un precio más bajo que de aquí a un año”. 

Desde la gerencia de la asociación creen que si se pusieran en marcha una cuadragésima de unidades inmobiliarias, “esto ayudaría a soportar la situación límite y excepcional que está viviendo el sector y la economía del país”. Filloy también pide añadir a los cambios la posibilidad de rebajar el porcentaje de quórum para salir adelante los planes especiales, que ahora es de tres cuartas partes de los propietarios. 

Esta y otras propuestas, como impulsar la rehabilitación de edificios con criterios de eficiencia energética, promover la inspección técnica de viviendas y equilibrar las inversiones públicas, fueron expuestas ayer por la Acoda en la cabeza de Gobierno, Toni Martí, y al ministro de Economía y Territorio, Jordi Alcobé, en una reunión donde el ejecutivo informó los contratistas sobre los nuevos cambios legislativos. 

Por otro lado, el presidente del Colegio de Agentes y Gestores Inmobiliarios (AGIA), Joan Carles Camp, reclamó que las medidas de choque del Gobierno no se queden aquí. “Se tiene que reactivar la construcción, pero también el resto de la economía productiva, porque si no nos encontraremos con más excedente de metros cuadrados construidos que no podremos asumir”. Camp ve imprescindible que el ejecutivo “cierre la ley de residencias pasivas y la apertura económica porque la gente venga a instalarse en el país”.

Fuente:

Diari d’Andorra