El Consejo aprueba la modificación de la Ley del suelo con el PS en contra

Los socialdemócratas consideran que el texto creará “agravios comparativos”

El Consejo General ha aprobado, este martes por la tarde, la modificación de la Ley del suelo que permitirá que los comunes puedan rebajar hasta el 0% la cesión obligatoria en terreno urbano consolidado.

Los consejeros socialdemócratas han votado en contra de esta modificación, puesto que tal como ha apuntado Gerard Barcia, consideran que comportará agravios comparativos y favorecerá sólo algunos propietarios. El ministro de Economía y Territorio, Jordi Alcobé, en cambio, ha asegurado que esta medida es necesaria para reactivar el sector de la construcción, y ha recordado que los comunes tienen la libertad de hacer la rebaja que quieran o no. Por otro lado, Barcia también ha criticado el hecho que se haya entrado este texto por trámite de urgencia, opinando que este procedimiento tiene que ser para casos excepcionales y que esto ha impedido trabajar el proyecto de ley de manera más detenida.

La modificación de la Ley del suelo permitirá, entre otras cuestiones, que los comunes rebajen hasta un 0% la cesión obligatoria en terreno urbano consolidado. Esta medida es la que ha comportado el voto contrario de los socialdemócratas, puesto que consideran que esto favorecerá que se beneficien algunos propietarios, y que las arcas públicas se resientan. Por su parte, pero, el ministro de Economía y Territorio, Jordi Alcobé, ha asegurado que la medida es voluntaria, y que los comunes podrán decidir si lo aplican o no. No obstante, considera que es una buena medida porque conseguirá reactivar el sector de la construcción. La consejera demócrata Roser Bastida ha coincidido con Alcobé, y ha asegurado que este proyecto de ley es ‘profundo, valiendo y ambicioso’, y que contribuirá a frenar el goteo de puestos de trabajo al sector de la construcción.

El otro aspecto del proyecto de ley que ha sido ampliamente criticado por el consejero socialdemócrata Gerard Barcia ha sido el hecho que se haya entrado por trámite de urgencia. Según el consejero, este procedimiento tiene que ser extraordinario, y en este caso considera que no correspondía. Barcia insiste que este procedimiento los ha impedido trabajar el texto con el detenimiento necesario, y ha añadido que el hecho que el Gobierno lo haya entrado por trámite de urgencia es porque da por bonos los textos que pasa al Consejo General. Roser Bastida, pero, ha defendido este procedimiento indicando que hay una urgencia en esta modificación porque es para reactivar un sector que necesita una mejora rápidamente.

El ministro Jordi Alcobé, por su parte, ha asegurado que seguirá trabajando en esta línea, y el consejero socialdemócrata le ha respondido que ‘no lo dudaba porque su gran vanidad no le permite cambiar de rumbo’. 

Fuente:

Diari d’Andorra