Las corporaciones todavía no han consensuado si eliminarán la cesión obligatoria

Los cónsules revisan la modificación de la Ley del suelo, pero se emplazan a la reunión de septiembre para tomar una determinación

La modificación de la Ley del suelo abre la puerta a los comunes para que puedan eliminar de forma temporal la cesión económica obligatoria en solo urbano consolidado.

Un golpe la ley se haya publicado al Boletín Oficial del Principado de Andorra (BOPA), las corporaciones locales tendrán un mes para aprobar el decreto que establezca el porcentaje de cesión. Es por eso que ayer mismo los cónsules de las siete parroquias se reunieron en Andorra la Vieja para empezar a abordar la cuestión. Con todo, tal como explicaron el cónsul mayor de Massana, David Barón, y la cónsul mayor de la capital, Rosa Ferrer, todavía no se ha decidido qué se hará, sino que se han emplazado a la próxima reunión de cónsules del 4 de septiembre para establecer los nuevos porcentajes. “Pensábamos que la ley se publicaría antes y por eso decidimos hacer la reunión, pero todavía tenemos tiempo”, destacó Barón. Y es que si el Gobierno ya hubiera publicado el texto, alrededor del 10 de septiembre los comunes habrían tenido que aprobar el decreto en consejo de común para evitar que se los acabara el plazo.

El encuentro de momento sólo ha servido para hacer un repaso de las modificaciones que se han hecho a la ley y para poner en común las dudas que podían surgir. “Ha sido una primera presa de contacto, pero tenemos que pensar que el agosto es una mala época para tomar decisiones”, manifestó Ferrer, que precisamente destacó que la nueva ley “está inspirada en la legislación catalana, que en el caso del suelo urbano consolidado no prevé cesión económica”.

Opciones diferentes

Hasta ahora, el común de Andorra la Vella y el de Canillo se habían mostrados dispuestos a eliminar la cesión para construir en zona urbana, pero Ferrer indicó ayer que “estamos pendientes de acabar de hablar”. En el caso de Massana, David Barón ya traía al programa electoral rebajar la cesión del 15% al 5%, “pero no hemos decidido si llegaremos al rape. tenemos que hablar entre mayoría y oposición”, aseguró. Esta es la tónica, también en el resto de comunes, que si bien hasta ahora se habían dispuesto a hablar de hacer el cambio para reactivar el sector de la construcción, todavía nadie ha tomado ninguna posición firme. Encamp también fue uno de los comunes que se mostraron dispuestos a rebajar del 10% al 5%, pero falta ver si también acabará optando por la eliminación durante nuevo meses que permite la nueva ley.

A la indecisión de las corporaciones locales se tiene que sumar la incógnita sobre si finalmente se podrá llegar a un posición conjunta. “Es complejo, porque cada parroquia tiene unas necesidades diferentes”, comentó Ferrer, en la misma línea que se expresó el cónsul mayor de Massana. Hay que decir que una de las cuestiones que preocupa los cónsules que no acaban de ver claro la eliminación de la cesión es, precisamente, el hecho que pueda haber diferencias entre parroquias, así como con otros ciudadanos que unos meses antes se hubieran visto obligados a hacer la cesión y en cambio, ahora, vean que quien quiere salir adelante un proyecto no tenga que abonar este importe.

Con todo, la cónsul de la capital considera que la medida es positiva porque tiene un carácter excepcional y está limitada en el tiempo, justamente para reactivar la economía y sobre todo el sector de la construcción. Ferrer, auguró que a pesar de las especificidades de cada común, la mayoría de corporaciones optarán para reducir la tasa al máximo. 

Un golpe las decisiones estén presas, hará falta que los siete comunes redacten el decreto correspondiente fijando los porcentajes de cesión y la adaptación que marca la ley en la cuestión de suelo urbano consolidado. Un decreto que tendrán que aprobar en consejo de común en un plazo máximo de un mes después de la publicación de la ley al BOPA.

Fuente:

Diari d’Andorra