Marks & Spencer opta a abrir una macrotienda en Andorra

La cadena británica quiere abrir una macrotienda de 2.000 metros cuadrados y busca inversores para instalar la franquicia

La cadena de ropa británica Marks & Spencer se ha fijado como objetivo abrir en Andorra una macrotienda de 2.000 metros cuadrados que además de incluir ropa también dispondría de una parte destinada a productos de alimentación de alta gama.

Los representantes de la firma del Reino Unido se reunieron ayer con miembros de la Cámara de comercio y unos cuántos empresarios andorranos para presentar el proyecto. La intención de la cadena es conseguir que inversores locales instalen el negocio en régimen de franquicia.

El origen del proyecto nace con los contactos de Monitor Group a diferentes países para atraer inversión extranjera. En una de los encuentros, un intermediario explicó que Marks & Spencer se encontraba en plena fase de reexpansión en Europa después del repliegue de hace diez años. La cadena británica decidió hace una década cerrar las tiendas en España, Francia e Italia porque se quería centrar en los mercados emergentes. Actualmente cuenta con 703 tiendas en el Reino Unido y 261 a otros países. Los representantes de la cadena se mostraron muy interesados en la oportunidad de expandirse en Andorra, según fuentes cercanas a la negociación. El modelo elegido fue el de cerrar un contrato de franquicia con inversores locales porque consideran que es el idóneo para establecerse en un mercado que desconocen. El Gobierno contactó con la Cámara de comercio porque hiciera de correa de transmisión entre Marks & Spencer y los potenciales inversores. El proyecto culminó en la reunión de ayer.

Marks & Spencer opera en régimen de franquicia en todo el mundo excepto en el Reino Unido, Irlanda y Hong-Kong.

Antes de un año

Se desconoce cual prodria ser el emplazamiento de la macrotienda, pero sí se sabe que el objetivo es tenerla abierta antes de un año. La ubicación es uno de los aspectos que se quería concretar con el inversor local, de acuerdo con la rentabilidad del espacio respecto al lugar y el coste. A nivel de producto se ofrecería en general roba de hombre y de mujer, complementos y una tienda específica de alimentación. Habrá que ver cuáles son finalmente todos los productos de carácter específico de la cadena que llegarán a la franquicia en Andorra. No todas las tiendas disponen de todo. Dentro de una tienda de Marks & Spencer se pueden encontrar desde zapatos hasta perfumes, pasando por utensilios para el hogar o ropa de diferentes tendencias y edades. La cadena británica también dispone de venta online. Uno de los atractivos importantes para la ubicación al Principado, según empresarios consultados, pasa por la posibilidad de ofrecer el producto a un precio inferior al otros lugares a partir de la menor carga fiscal.

El proyecto de expansión europea de Marks & Spencer comporta la voluntad de negociar la apertura de nuevas tiendas en algunos de los países donde se cerraron. Recientemente se ha inaugurado una en los campos Eliseos, en París, y el objetivo es abrir también en España. La cadena británica es una de las cinco empresas que han mostrado interés a instalarse en Andorra. Las otras pertenecen al campo de las tecnologías de la comunicación.

PRODUCTO ‘MADE IN GREAT BRITAIN’

La cadena británica fue fundada el 1884 en Leeds por Michael Marks y Thomas Spencer. Actualmente forma parte del selectivo índice FTSE de Londres, donde cotizan las 100 principales empresas británicas. La cadena sobresalió durante las primeras décadas del siglo XX al aplicar una norma comercial que limitaba la venta a productos fabricados en la Gran Bretaña. El otro gran factor de crecimiento fue la popularidad derivada de la política de regreso del género que se había comprado si el cliente no estaba satisfecho, sin importar la fecha de adquisición y siempre que tuviera el ticket.

Fuente:

Diari d’Andorra