El turismo ruso seguirá subiendo durante el 2013

Natalie Tours prevé traer al país este invierno más de 12.000 visitantes, un 40% más que la temporada pasada

El idilio entre el turismo ruso y Andorra sigue más vive que nunca. Cada temporada son más los visitantes de Rusia que escogen el Principado como destino para practicar el esquí e ir de compras.

Este invierno, siempre que la meteorología no haga un mal pase y las pistas ofrezcan buenas condiciones, se prevé que sean unos 12.000 los que pasen por el país. “En caso de tener una buena temporada se podría llegar a cifras que se situarían alrededor de 14.000 personas”, señaló ayer Joan Pascual, el director general del operador turístico Natalie Tours Incoming, la principal empresa que trae visitantes rusos al país. Estas 12.000 personas suponen un incremento del 40% respecto al invierno pasado, hecho que desde Andorra Turismo se celebra y se entiende como, según el gerente, Betim Budzaku, “algo extraordinario”. 

El operador turístico, que celebra estos días un congreso en Andor­ra con los profesionales del sector, recordó que fue el primero de aterrizar en el Principado, ahora hace quince años. “Y desde entonces el volumen de visitantes ha ido creciente”, valoró Pascual, que también añadió que “trabajamos con otros destinos en invierno, pero no funcionan todo lo bien que esta”. Precisamente, con la idea de hacer una importante apuesta por el Principado, se han incrementado las conexiones aéreas entre Rusia (se venden paquetes desde 13 ciudades) y Barcelona-el Prat, con vuelos diarios y con paquetes de once días de media de estancia. De momento, pero, se descarta la opción de Lleida-Alguaire, al entender que “es mucho más sencillo” ofrecer quieres regulares en la capital catalana. “Es una cuestión operativa, de rentabilidad de vuelos. Y hacemos paquetes con actividades que también incluyen Barcelona”, reconoció Pascual, que entiende que la clave pasaría para encontrar una ventaja que justifique llegar por Lleida.

Y cómo se explica este fuerte incremento en sólo un año? La directora general de Natalie Tours, Natalia Vorobieva, valora como elemento clave el hecho que cada vez Andorra se haya adaptado más a este mercado: “Los visitantes aprecian que se los hable en ruso en las tiendas, que haya instructores de esquí que hablen su idioma, guías y una infraestructura adaptada a ellos.” A la vez, no dejó de banda los “importantes esfuerzos” que dedica Andorra Turismo a captar estos clientes (este año, un presupuesto de 125.000 euros) y dar a conocer el destino.

Oferta de 365 días

El reto ahora se centra a conseguir que el país sea un destino “de 365 días”, tal como recordó Budzaku, por lo cual la mirada está puesta en el verano. Una vía es la de potenciar las excursiones en Andorra desde Barcelona, con estancias en el Principado de una o dos noches. Sin olvidar que actividades como la del Cirque lleva Soleil (todavía se está negociando, no se ha cerrado ningún contrato) servirán de atractivo. “Las estancias de dos días funcionaron muy bien el verano pasado y el próximo año las queremos intensificar”, comentó el responsable de Natalie Tours Incoming.

CASI EL DOBLE DE GASTO MEDIANO QUE EL RESTO

El turista ruso hace una dependida diaria superior a los 230 euros, según cálculos del operador turístico. Una cifra que supone casi el doble del gasto mediano que estimaba Andorra Turismo que harían la temporada de nieve pasada las personas que vinieran al país (129 euros). El perfil de los rusos que vienen, según definió Vorobieva, responde al de mayores de 27 años, generalmente familias con hijos y de nivel económico medio-alto: “No buscan precios bajos, sino más bien una buena relación calidad-precio y se muestra en las cantidades de dinero que se gastan aquí.” A la vez, desde Natalie Tours aseguraron que los niveles de satisfacción que muestran de Andorra son siempre muy altos.

Fuente:

Diari d’Andorra