Un permiso permitirá a los no residentes vivir en los geriátricos

El Gobierno creará una autorización de residencia para los padrinos que ingresen en un geriátrico del país y quieran quedarse a vivir

El Gobierno creará tres nuevos tipos de permiso de residencia que deben ayudar a facilitar la instalación de nuevos sectores económicos.

 

Se trata de autorizaciones que deben complementar las ya existentes y que pueden ser necesarias para poder acoger algunos tipos de inversión. Según explicó el ministro de Interior, Xavier Espot, “flexibilizaremos el mercado de trabajo para poner todas las facilidades para las inversiones que nos deben aportar riqueza y puestos de trabajo”.

    El nuevo permiso más innovador hace referencia al de residencia sin trabajo que se facilitará a los padrinos extranjeros que quieran entrar en un geriátrico del país y quedarse a vivir indefinidamente. Con la actual legislación no sería posible porque al tratarse de personas sin trabajo deberían acogerse a los requisitos de las autorizaciones para residentes pasivos, que requieren una inversión de 400.000 euros. La posibilidad de tener ingresados ​​extranjeros abre la puerta a algunos proyectos para establecer centros geriátricos privados en el país como inversión y que no tendrían sentido si hay sólo la población nacional como potenciales clientes.

    El permiso también será aplicable a las personas que tengan que pasar una larga temporada ingresadas en un centro hospitalario o un clínica. Esta vertiente también abre las puertas a las necesidades de los establecimientos privados de cirugía estética, ya que entre los diferentes posibles tratamientos y el período de convalecencia es posible que el paciente necesite estar bastante tiempo ingresado y por lo tanto necesita un permiso para tener regularizada la situación. No es sólo en el ámbito estético donde la autorización se puede utilizar, ya que toma cualquier tipo de larga estancia hospitalaria, como podría ser, por ejemplo, la de una intervención en los ojos. Según Espot, “hasta ahora no existe ningún mecanismo legal para preverlo y ahora una persona no podría venir a tratar en Andorra seis meses con un tratamiento innovador”.

 

Trabajadores para el extranjero

Habrá dos tipos más de nuevas autorizaciones: para los inversores foráneos en el ámbito personal y para los trabajadores que contrate una empresa andorrana con la intención de que desarrollen un trabajo en los negocios existentes fuera del país. En el primer caso, la autorización viene a solucionar un error inicial. La Ley de apertura permite que un extranjero tenga el cien por cien de un negocio en Andorra, pero no se previó a través de qué autorización pasaba a residir legalmente. Al no ser ni asalariado, ni fronterizo, ni residente pasivo, no existía ninguna fórmula para su expedición un permiso de residencia. Este permiso se llamará por cuenta propia.

    El tercer y último servirá para que los empresarios andorranos puedan contratar personal que será destinado a negocios situados fuera del país. En este caso “deberán tener unos ingresos mínimos porque hay que tratar de perfiles profesionales bien remunerados”.

 

Las pasivas se mantienen

El titular de Interior indicó que las peticiones de residencias pasivas siguen llegando al mismo ritmo existente antes del cambio de la legislación, que obliga a depositar oa adquirir propiedades por valor de 400.000 euros. Spot destacó que “empiezan a recibir solicitudes para pasivos con proyección internacional o de estudios y también hay deportistas que han hecho la solicitud aunque aún no se ha autorizado ninguna”.

 

IMPULSO A LAS POLÍTICAS PARA LUCHAR CONTRA EL PARO

 

Xavier Espot explicó que el Gobierno ha destinado este año 2,2 millones de euros para el fomento del empleo, que significa un incremento de más de un cincuenta por ciento respecto al año pasado. Una de las acciones ha pasado por “reducir un 11,8% las cuotas de temporada para ayudar a la colocación de la gente que vive en el país, y dejamos abierta la cuota para los perfiles que no se pueden encontrar en el mercado nacional “. El ejecutivo tiene cuatro planes en marcha para ayudar a reducir el número de parados. Ambos están destinados a la empresa privada. Uno con un componente formativo y otro para personas que ya tienen formación pero que no encuentran trabajo. En estos casos se dan una serie de ayudas que buscan conseguir la contratación indefinida final de los beneficiarios. Además, habrá dos planes más para el sector público, denominados “en beneficio de la colectividad”. Por un lado, habrá contrataciones que hará la administración central y el área de Justicia y, por otro, los comunes y las parapúblicas. El ministerio también ampliará las oficinas destinadas a trabajo con la apertura de un espacio anexo del edificio de las Boïgues. El objetivo pasa por mejorar la atención y simplificar los trámites para los empresarios.

Fuente:

Diari d’Andorra