El número de solicitudes de inversión extranjera llega a las 210

El jefe de proyectos estratégicos del Gobierno, José María Missé, aseguró que por el momento el balance es muy positivo pero que ahora hay que hacer un paso más, para “empezar a visualizar estas empresas en la calle”.

A pocos meses de cumplirse un año de la aprobación de la Ley de inversiones extranjeras, el Gobierno ha hecho este viernes un balance muy positivo del interés que hay para invertir en Andorra, dado que el número de solicitudes solicitudes ya llega a las 210.

 

El Gobierno hace un balance positivo de la evolución que están siguiendo las solicitudes de inversión extranjera tras la aprobación de la ley de apertura, en junio pasado. El jefe de proyectos estratégicos del Gobierno, José María Missé, dijo que están muy contentos por el interés que hay, y que ahora hay que dar un paso más, para empezar a visualizar estas empresas en la calle, y se mostró convencido que en un periodo muy corto de tiempo será así. Estas declaraciones se han hecho este viernes en el transcurso de una visita que ha hecho el Gobierno y los cónsules de la Massana a las instalaciones de la empresa Commençal, ubicada en Erts desde el año 1999. Su propietario, Max Commençal, explicó que exportan entre 15.000 y 20.000 bicicletas todo terreno al año, el 65% más allá de los países vecinos de España y Francia, y que actualmente un 20% de la cifra de negocio sale de la venta por Internet. Commençal se instaló en Andorra porque fue donde encontró los inversores, porque es un “paraíso de la BTT” y porque es más barato abrir una empresa en Andorra que en Francia. Por todo ello, considera que los negocios tienen más posibilidades de salir adelante en Andorra, y que hay espacio para otras actividades más allá del turismo y el comercio, sobre todo también gracias a la globalización que permite poder vender el producto por Internet. Max Commençal cree que hay más aspectos positivos que negativos para implantarse en Andorra, aunque como puntos débiles apuntó las carencias a nivel de comunicaciones, sobre todo aéreas, las dificultades de los trámites aduaneros, y las dificultades que hay en materia de inmigración a la hora de contratar personal cualificado que no encuentran en el país. Missé aseguró que Commençal es un ejemplo de una empresa de alto valor añadido que se ha instalado en Andorra, y que además utiliza el entorno de montaña como banco de pruebas para sus diseños de bicicletas. En este sentido, esto les hace ser optimistas de cara a poder acoger más empresas de alto valor añadido y que vean Andorra como banco de pruebas tecnológico, donde puedan testar sus productos aprovechando las ventajas que ofrece el país. Así, Missé remarcó que ya hay otras empresas que se quieren instalar para hacer de Andorra un laboratorio de pruebas, sobre todo en el ámbito del turismo y de fabricantes de aplicaciones móviles. Por su parte, el cónsul mayor de la Massana, David Barón, aseguró que Commençal ha fomentado la creación del Bike Park, que con los años ha ido cogiendo prestigio, y que la empresa ha ayudado a que finalmente pueda acoger una Copa del Mundo de BTT. Varón también indicó que a pesar de la situación económica, el comercio de la parroquia está aguantando, sobre todo gracias a la política del Común de hacer bonificaciones del impuesto de radicación para favorecer la implantación de nuevas actividades.

Fuente:

Diari d’Andorra