Naturlandia ha invertido cinco millones en el parque de animales

Inaugura la nueva instalación de Naturlandia con la voluntad de que sea un “revulsivo” para la parroquia y para el país

Han sido casi dos años de obras, pero finalmente, ayer, el parque de animales de Naturlandia abrió las puertas.

 

Tal como señaló la cónsul mayor de la parroquia, Montserrat Gil, “ha sido un proyecto muy criticado, pero hemos hecho un sueño realidad”. Un sueño que, según detalló, ha supuesto una inversión total de cinco millones de euros que se confía en que se puedan amortizarse en un plazo de entre cinco y diez años. Gil remarcó que se trata de un “proyecto de país por el que todo el mundo ha apostado muchísimo” y que “se adapta al entorno”. Tanto ella como el ministro de Turismo, Francisco Campo, hicieron especial hincapié en el hecho de que la nueva instalación de Naturlandia sea un “revulsivo” económico, tanto para la parroquia como para el país. En este sentido, el ministro destacó que siempre ha habido “un punto débil con la oferta de verano”, y gracias a este proyecto “ya no es tanto débil”, añadiendo que a pesar de que hay parques similares en el entorno “cabeza se complementa con un oferta de actividades como la de Naturlandia y Andorra”.

    La cónsul laurediana también explicó que el parque emplea a 50 trabajadores (15 de los cuales se han contratado con el programa para dar trabajo a parados). Unos puestos de trabajo que se espera poder mantener. Actualmente, en el observatorio conviven tres osos, una pareja de lobos, una decena de herbívoros entre gamos, ciervos comunes y ciervos sika, además de cabras, conejos, gallinas, patos, cerdos y burros, que habitan la granja escuela . Sin embargo, Gil indicó que se prevé que “en breve” puedan llegar dos linces, además de rebecos y marmotas.

 

VALORACIONES

El anterior cónsul de la parroquia, José Pintado, con quien se inició el proyecto, celebró que por fin el parque sea “una realidad”, y aseguró que es una propuesta “muy positiva” teniendo en cuenta la situación económica. Los dos consejeros de la minoría, en cambio, no son tan optimistas.

    “Ojalá funcione, porque si no tendremos un problema”, manifestó el consejero del PS, Rossend Areny, que añadió que “ha quedado bonito, pero eso no implica que salga adelante y se convierta en un revulsivo real”. El consejero del grupo mixto, Josep Roig, explicó que “no confiamos en el proyecto porque aún no hemos visto el plan de viabilidad. Nos piden que hagamos un acto de fe y no lo haremos “, aseguró, dejando claro, sin embargo, que” esto no quiere decir que no desee que funcione, porque las finanzas de la parroquia dependen “. Además, afirmó que se pedirá que el acceso a las instalaciones sea gratuito para la gente de San Julián, ya que el plano de Conangle era un espacio de todos los lauredianos y “ahora se ha privatizado”.

Fuente:

Diari d’Andorra