Thomas Cook prevé llevar diez mil británicos el próximo invierno desde Alguaire

El operador turístico pone en marcha, por tercer año consecutivo, la venta de vuelos desde el Reino Unido a Alguaire.

La compañía ofrecerá conexiones en Lleida con cinco aeropuertos

Los operadores turísticos comienzan a ponerse en marcha con vistas a la temporada de invierno.

 

Thomas Cook, la empresa que lleva más turistas británicos en Andorra durante el invierno, ya ha puesto en el mercado, a través de Internet, las ofertas de 2014 desde el aeropuerto de Lleida-Alguaire, desde donde confía volver a llevar más de 10.000 clientes. La cifra es similar a la de la última temporada. El representante del operador turístico para Andorra, Ian Archer, expuso ayer al Diario que “se espera que sea un poco más elevada que el año pasado pero no mucho más” y que a día de hoy se están terminando perfilar los detalles de los vuelos. “Debemos planear cuidadosamente las capacidades”, comentó.

    Para la próxima temporada, además, se ampliarán los destinos desde las que se volará a Alguaire. Además de Londres-Gatwick, Birmingham, Manchester y Bristol se suma el aeropuerto de Southampton. “Será una nueva área más al sur, para ofrecer más posibilidades a los visitantes”, argumentó. La opción de Belfast, en cambio, cae. El próximo será el tercer invierno consecutivo que la compañía ofrece paquetes desde Lleida-desde el aeropuerto se ha ido “mejorando de año en año”, señala Archer-mayoritariamente dirigidos a los clientes que buscan Andorra. Una ínfima parte de los 10.000 clientes irán en el Valle de Aran. “El mercado es diferente. Allí llevamos un centenar al año, es un destino pequeña. En cambio, en Andorra tenemos un mercado familiar muy fuerte y de esquiador debutante y de nivel medio “, resaltó. Para el año que viene las ofertas que ya se han puesto a la venta-hay por vuelo más estancia durante siete noches para principios de marzo por 1.005 euros – se trabajará fuerza en Soldeu, Arinsal y el Paso de la Casa.

 

DIFICULTAD DE VENDER PRONTO

Con todo, desde Thomas Cook reconocen la “dificultad de vender pronto”, porque cada vez más el cliente busca ofertas de última hora. Por eso mismo, desde la compañía ha optado por ofrecer los máximos incentivos posibles. El operador, por otra parte, admite que la situación actual del mercado “es complicada” y por eso hay que ponerse las pilas para poner al alcance del visitante el máximo de posibilidades y garantizar, así, la venta de los paquetes . El último invierno, de hecho, se funcionó bastante con ventas de última hora entre el turismo inglés. Mientras que en diciembre comenzó flojo y el volumen de reservas era de cerca de un 20% inferior al del año anterior, que ya había sido malo porque la nieve no había caído a principios de temporada, las fuertes precipitaciones que se acumular en pocos días animaron el mercado.

    Los operadores que trabajan con los esquiadores británicos, además, deben hacer frente a la percepción que a menudo tienen de las pistas andorranas, ya que a menudo las relacionan con espacios para debutantes y cuesta hacer venir los de nivel medio alto. Hace años que tanto los empresarios del sector como las estaciones hacen campañas para tratar de cambiar esta mentalidad.

 

BUENA OCUPACIÓN EN AGOSTO, PERO RESERVAS A ÚLTIMA HORA

 

La primera quincena de agosto ha cumplido las expectativas en cuanto a la ocupación turística. Así lo explicó uno de los miembros de la junta de la Unión Hotelera (UH), Antoni Azurmendi, que indicó que “en general estamos en cifras similares a las del año pasado, o un poco mejor”. Además, Azurmendi apuntó que si durante la segunda quincena de mes las cifras se mantienen, “tendremos un agosto dentro de la normalidad, que es a lo que aspirábamos”.

    A pesar de todo, Azurmendi explicó que se les hace difícil hacer previsiones, ya que las reservas se hacen a última hora, “el día anterior o el mismo día”. Una práctica que ya hace algunos años que se da, pero que “este año es escandalosa”, y es que los turistas esperan hasta el último momento “para improvisación o para intentar encontrar mejor precio”.

    En cuanto a la ocupación por parroquias, el miembro de la junta de la Unión Hotelera detalló que la Massana es la parroquia donde las cifras son mejores, seguida de Ordino, Andorra la Vella y Escaldes-Engordany. En cambio, en Encamp la actividad es muy inferior. Azurmendi remarcó que es difícil hacer balances globales porque “de una parroquia a otra hay mucha diferencia y unos hoteleros te dirán que les va muy bien en el mes y otros que no les va nada bien”.

Fuente:

Diari d’Andorra