El objetivo, 20.000 turistas chinos cada año en Andorra

El empresario asiático Hou de Qian afirma que si se mejora el aeropuerto de la Sede el número de visitantes se multiplicará

El objetivo de Andorra tiene que ser conseguir que 20.000 chinos vengan a pernoctar al menos una noche al país cada año. Si no, es que “no hemos trabajado bien”.

 

Lo afirma Hou de Qian, empresario con casi 30 años de experiencia en las relaciones entre la China y Occidente que ayer pronunció la conferencia El turismo chino en Europa organizada por la Empresa Familiar Andorrana (EFE). Qian, que se confiesa enamorado del Principado, cree que la vía es conseguir que una parte de los 400.000 turistas que cada año pasan las vacaciones en Barcelona suban a Andorra, y en este sentido afirmó que “el mejor es solucionar el aeropuerto de la Sede y convertirlo en el pequeño aeropuerto de Andorra”. 

Según señaló, “podemos conseguir inversores chinos que inviertan y mejoren las instalaciones de la Seu d’Urgell porque en el futuro haya línea directa”. Si esto pasa, aseguró, “llegarán más de 100.000 turistas chinos en Andorra”. Un reto que vale “poco dinero” pero que haría posible que se multiplicaran los visitantes asiáticos. Unas perspectivas que gustaron al ministro de Turismo, Francesc Camp, el cual se mostró dispuesto a conseguir que los ciudadanos del gigante asiático que vienen al país pasen de los 4.000 que hay actualmente al año a los 20.000. 

A pesar de admitir que “es difícil” porque sólo un 7% de chinos se desplazan en Europa y es un tipo de visitante que “todos los países quieren”, avanzó que se pondrán facilidades porque se organicen actividades conjuntas como el Golden Bridge, basado en el intercambio cultural. En cuanto al aeropuerto, reconoció que “sería un elemento adicional porque vinieran”, pero remarcó que el hecho “que haya o no relación aérea no tiene que ser una barrera porque vengan turistas chinos en Andorra”. 

Hou de Qian situó “el turismo, la cultura y la fiscalidad baja” como atractivos del Principado y destacó que los Juegos de Invierno del 2022 en Pekín podrían ser una oportunidad puesto que según dijo “la mayoría de pistas de esquí son demasiado frías, y en este sentido Andorra puede ofrecer instalaciones a los chinos que quieren esquiar”.

Fuente:

Diari d’Andorra