Edificios de 20 pisos al Hoyo de Emprivat

El común quiere construcciones singulares y permitirá más altura porque las calles mantengan la amplitud actual

El común de Escaldas-Engordany ha incluido cambios importantes en la modificación del Plan de Urbanismo (POUP) que afectan las construcciones de la zona del Clot de Emprivat, que podrán tener más altura, y las parcelas para uso residencial que estén en urbanizaciones ya consolidadas, donde se rebaja la cesión, y otros formales y puntuales. Todos ellos ya se han presentado a la mayoría de los propietarios afectados y la intención de la corporación es pasar el nuevo plan “por un pleno de consejo en septiembre y después seguiremos los plazos de alegaciones hasta la publicación definitiva. Si pudiera ser para principio del 2017, mejor”, indica el cónsul menor en una entrevista a COPE Andorra-AD Radio.

 

Marc Calvet califica “de envergadura” las nuevas normas que se fijan al Clot de Emprivat y remarca que se hacen para “poder liberar espacio público y el objetivo esencial es liberarlo en planta baja, que será de titularidad privada pero de uso público en amplitud de caro­rers” y precisa que con el plan actual se podrían levantar construcciones más anchas y es el que se quiere evitar. De este modo habrá “zonas no edificadas para poder no sentirse oprimido por los edificios, las calles tienen una anchura y si los edificamos pierde el encanto que tiene ahora”, comenta el mandatario comunal. La modificación se plasmará en nuevas condiciones que permiten “hacer edificios para cualquier uso pero pasarán a tener entre 15 y 20 plantas. Impactará pero no sobre la totalidad de la parcela, serán más estrechos pero más altos y cuando estés abajo no tendrás sensación de ahogo de tener las fachadas encima”.

 

 

Edificios singulares

 

Calvet subraya que la revisión del POUP respecto al Clot de Emprivat “en principio está muy #ver por la mayoría de los propietarios y esto hace que pases a tener edificios singulares y no las edificaciones que teníamos hasta ahora. Es aprovechar el espacio de otro modo porque el hecho de no haber crecido de manera rápida en esta zona nos permite tener un urbanismo diferente”. Y es que uno de los problemas que se plantean en la urbanización central escaldenca es que si todos los privados deciden construir desaparecerán los parques, las zonas deportivas y los aparcamientos porque todos los equipamientos comunales están en parcelas alquiladas a particulares, el que representaría, reconoce el mandatario “un cambio brusco y por eso se quiere preservar los espacios que se han podido obtener y dar el máximo de amplitud a este corazón”.

 

Puntualiza el cónsul menor que la cesión fruto de la urbanización de toda esta área que quedó para titularidad pública es el Prat de Roure e insiste en el hecho que por eso “se ha buscado la modificación en este ámbito urbano para ganar en planta baja para el peatón”. Y recuerda que hacer la urbanización del Clot de Emprivat “fue muy difícil, pasaron muchos comunes para poderlo conseguir y es verdad que muchas cosas se pueden hacer diferentes pero alguien tiene que tomar las decisiones de hacerlas y están tomadas”, a la vez que destaca que “hemos tenido la suerte que no se ha edificado mucho y podemos hacer algunas mejoras, o no, porque depende de quienes lo mire”. Se avanza a posibles críticas remarcando que “se ha hecho así y tampoco se habría obtenido más terreno porque ya se obtuvo el 15%”, que es el máximo que fija la ley.

 

 

Rebaja de cesión

 

La otra gran modificación del POUP pretende facilitar la construcción en parcelas vacías a todas las urbanizaciones consolidadas. Los criterios vigentes obligan los propietarios a pagar al común el equivalente a la cesión del 15% del terreno, porque que como que se trata de suelo consolidado la cesión es económica. Marc Calvet resalta que “si alguien se quiere hacer su residencia el peso de un 15% actual es muy importante sobre el coste del chalé, puede representar un impacto del 20% de la construcción y es muy difícil de asumir y esto es el que queremos equilibrar”. Anuncia que el porcentaje quedará “entre el 5% y el 7%” en estos casos, al resto de espacios se mantiene como está, y subraya que se para uso residencial “de alguien que se quiere hacer casa suya y no hacer uso especulativo y también se tendría que regular no sea que alguien diga ‘me haré el chalé porque sé que no pagaré la totalidad de la cesión y me lo vendo en el momento que lo he hecho’, tampoco se permitiría este juego”.

El cónsul menor asegura que así se da una salida a los propietarios que compraron un ter­reno para hacerse una vivienda cuando tuvieran dinero y que no lo han podido hacer porque no pueden afrontar el importe por la cesión que tienen que pagar al común.

Fuente:

Diari d’Andorra