Adjudicado a una empresa del país el centro residencial a Sur Radio

La concesión se ha otorgado a la única oferta presentada, CES 2,508 SLU, y es para 40 años

Se ha hecho esperar, pero finalmente ayer el Gobierno hizo pública la concesión para la construcción, la explotación y el mantenimiento del Crame (Centro Residencial en Altura medicodeportivo de Andorra), que se ubicará en el edificio de Sur Radio, a la empresa del país Centro Deportivo Sostenible (CES) 2508 SLU, la única oferta que se presentó. Tras cuatro meses de estudio de la propuesta, con la implicación de varios departamentos (Secretaría de Estado de Diversificación Económica, departamentos de Cultura, Salud, Ordenamiento Territorial y Secretaría de Estado de Deportes), el ejecutivo dio luz verde a la concesión, que será para 40 años.
El CRAME está proyectado como un equipamiento situado en la cabeza del Puerto de Envalira destinado a deportistas profesionales o semiprofesionales (se prevé que tenga capacidad para unos sesenta usuarios) que dispondrán de unas instalaciones para realizar estancias de residencia, más o menos largas, para la preparación física, el entrenamiento y la recuperación post esfuerzo. Además los deportistas podrán seguir tratamientos médicos y todo ello con la especificidad de encontrarse y trabajar a 2.500 metros de altura.
La firma con la empresa adjudicataria, que incluye el grupo inversor Bomosa, se prevé para finales de septiembre, cuando se darán más datos del proyecto, que tiene un coste aproximado de once millones de euros. El comienzo de las obras, que deberán respetar la fisonomía, estructura, aspecto y elementos arquitectónicos del inmueble de Sur Radio, inventariado por Cultura, será la primavera de 2017 y se alargarán hasta el otoño de 2019, aproximadamente un año más tarde de lo que en un principio se había informado.
El ministro portavoz Jordi Cinca se refirió ayer al CRAME como un “proyecto emblemático”, mientras que Jordi Beal defendió los cuatro meses de deliberación para aceptar la oferta, afirmando que “es una concesión larga, de 40 años, que implica muchos ministerios y ha hecho falta coordinación entre ellos y algún complemento de información también. Hemos querido hacer las cosas con el mejor rigor posible “.

fuente:

Diario de Andorra