El Gobierno agilizará el proceso para la reserva de nombres de las nuevas empresas

El Gobierno trabaja para agilizar la apertura de nuevas empresas. En concreto se están focalizando los esfuerzos para reducir el tiempo de espera que los emprendedores tienen que sufrir a la hora de saber qué nombre comercial podrán utilizar. La intención es reducirlo aproximadamente hasta las 72 horas.
El secretario de Estado de Administración Pública, Antoni Rodríguez, reconoce actualmente tardan cerca “de una semana”. Este es uno de los trámites para abrir un negocio, un proceso por el cual los empresarios en alguna ocasión han expresado su queja por ser demasiado dificultoso. La voluntad es disminuirlo y esto en principio debe alcanzarse con una modernización del sistema. “Los trámites de reserva de nombre comercial para apertura de comercios se podrán hacer online, aunque aún tenemos que acabar de mirar cómo lo hacemos”, apunta Rodríguez. Por tanto, no hay un momento específico previsto para implementar esta modificación, aunque “el objetivo es hacerlo lo antes posible, sin poner una fecha concreta”.
El procedimiento online irá vinculado al desarrollo de la firma electrónica, que se puso en funcionamiento a principios de julio. “Queremos que por cuenta propia o a través de un corresponsal, que podría ser un despacho de abogados o una gestoría, se puedan hacer las propuestas” de nombre comercial, avanza el secretario de Estado. La solicitud la recibirá, como hasta ahora, la administración y “en poco tiempo, tal vez unas 72 horas, poder dar una respuesta”. Ya con el nombre aceptado y validado, el siguiente paso corresponde a “hacer la apertura de comercio simplificado por Internet” y ya “al día siguiente poder operar”, detalla.
Dentro de este proceso, además, hay que añadir el trámite con un notario, que también retrasa más el procedimiento. “Al notario se deberá ir igual, pero también nos gustaría que ellos también pudieran trabajar electrónicamente con nosotros”, indica Rodríguez. Esta unión entre notarios y administración se haría a partir de habilitar un portal específico para ellos, controlado desde el Gobierno, y que también podría servir para que las empresas emitieran facturas electrónicas o realizaran otros trámites.
Finalmente, además de la reserva de nombre comercial, el Ejecutivo también quiere “simplificar” otros trámites necesarios para abrir comercios, aunque todavía se está en fase de estudio.

 

Fuente:

Diari d’Andorra