Inversión extranjera por 190 millones

El capital foráneo formalizado hasta el 31 de mayo de este año supera los 20 millones de euros, casi como el total del primer año completo de la apertura

Los cinco primeros meses de 2016 suman 20,3 millones de capital extranjero invertido en el país repartidos entre las 229 autorizaciones otorgadas a los proyectos presentados. Una cantidad que eleva hasta 190,64 millones el total acumulado desde que entró en vigor la Ley de inversión extranjera el 19 de julio del 2012, según los datos del Gobierno. Este balance refleja el número de solicitudes que se han acabado formalizando en la creación de un comercio o en la adquisición de uno ya existente.
La recopilación del ejecutivo al que ha tenido acceso el Diario indica que el impacto de la llegada de negocios impulsados por foráneos se puede elevar de manera importante durante este ejercicio, ya que el volumen de inversiones autorizadas este ejercicio llega hasta el 31 de mayo a los 70 millones, y se han concretado 20. y la repercusión puede ser mayor si se tiene en cuenta que en global se ha dado permiso por un importe de 309,7 millones en los cinco años de vigencia de la apertura económica, según la declaración inicial de capital que hacen los impulsores de los negocios. Lo que significa que hay más de cien millones en propuestas planificadas que podrían materializarse en cualquier momento y que aún no se han llevado adelante de entre los dossieres de las 2.248 personas que han sido autorizadas a implantarse en Andorra. Hay cerca de medio millar de solicitudes que no se han concretado todavía.

714 negocios nuevos
En datos exactos para la economía nacional la llegada de capital foráneo ha representado sin contar los datos de 2016 que no figuran en este apartado del Informe del impulso de 956 negocios, de los que 714 corresponden a aperturas nuevas y los 242 restantes están vinculados a la adquisición de una empresa ya existente. La recopilación del Gobierno especifica también lo que esta inversión extranjera ha supuesto en cuanto a puestos de trabajo. El global suma 1.042, que casi en su totalidad, 902, provienen de los negocios adquiridos que ya funcionaban, mientras que con el capital foráneo se han creado 140 nuevos en cuatro años.
La comparativa de los cinco años de recopilación respecto a la distribución de la inversión extranjera revela que la cantidad más importante se ejecutó a lo largo del año pasado. Las estadísticas oficiales muestran que entonces se formalizaron negocios por valor de 87 millones de euros, hechos realidad como resultado de 572 solicitudes validadas. En 2015 se convierte así en el mejor ejercicio para la concreción de iniciativas empresariales foráneas porque aunque fue en 2014 cuando el volumen de demandas fue más elevado, con 682 por un capital previsto de hasta 133 millones, se ‘ n autorizaron para un total de 106,6 millones y se terminaron ejecutando inversiones por 49 millones de euros. El crecimiento ha sido constante desde los casi 7 millones de 2012 y el total de los primeros cinco meses de este año se acerca a los 27 que se frotaron durante todo el 2013.
Por el número de peticiones, sin embargo, las cifras del Gobierno revelan que en 2015 fue el año que se tramitaron más solicitudes, con 748, de las que sólo cumplían los requisitos para instalarse en el país, que siempre certificará entre otros organismos la unidad de inteligencia financiera (UIFand), 698. Y como en todo los ejercicios la mayoría de los inversores que presentaron un proyecto para abrir un negocio en Andorra procedían de España. De los 1.799 dossieres que se han autorizado desde 2012 para invertir en el país, 877 corresponden a nacionales del vecino del sur, que han aportado el Principado 104,69 millones de euros.
El segundo lugar en el ranking por el lugar de origen de los inversores es para los demás vecinos, ya que de Francia provenían 454 solicitudes autorizadas que se han concretado en 31,54 millones. Y mucho más lejos por el volumen de capital se sitúan Bélgica, con 12,4 millones, seguido de los Países Bajos, Alemania y Rusia. La tendencia se mantiene estable en los cinco años comparados, con un crecimiento del capital que llega de Francia y una fuerte inversión desde Bélgica de 11 millones el año pasado.

Compra al por mayor y al por menor
El capital extranjero se ha centrado sobre todo en dos sectores de actividad. El de negocios de actividades de servicios con 847 propuestas y más de 52 millones en inversión y el de venta al por mayor y al detalle que representa 589 solicitudes formalizadas y casi 51 millones. Bienes inmuebles y construcción suman 52 empresas y 22 millones.

fuente:

Diario de Andorra