Los hoteleros reclaman que se detenga la entrada de pisos turísticos en el mercado

El colectivo pide limitar el número de plazas para evitar la sobreoferta de camas

El presidente de la Unión Hotelera de Andorra (UHA), Àlex Armengol, argumenta que en el Principado existe una sobreoferta de camas turísticas y, por ello, pide que se limiten el número de plazas. Según la UHA, actualmente, en el país hay 45.000 camas.
En este contexto, expone que se debería poner un límite a la entrada de más pisos turísticos en el mercado. “Hay muchos apartamentos turísticos”, asegura Armengol, que agrega que se deberían hacer medidas “para bloquear la entrada de más pisos”. En esta línea recuerda que estos apartamentos, en un primer momento, se hicieron para vender y que con la crisis ahora se están utilizando como alojamientos turísticos.
Según su punto de vista, los hoteles deben cumplir muchas exigencias y hacer inversiones en cuanto a infraestructuras, como poner ascensores o salidas de emergencia, que los apartamentos turísticos no se ven obligados a realizar. “Hay un descalabro de las cosas que reclamas a un hotel y un apartamento turístico”, precisa Armengol. Es por ello, según el presidente de la UHA, que los pisos turísticos pueden ser más competitivos y “estirar más los precios”
Además, apunta Armengol, que otro hecho que los demás competitividad frente a los pisos turísticos es que deben tener más personas contratadas, como por ejemplo recepcionistas.
Es por todo ello que para Armengol estos alojamientos son “la gran amenaza del sector”. En este sentido señala que se debe limitar la oferta de estos establecimientos porque si no vestiremos un ángel (el de los pisos) y en desvestir otro (los hoteles), que, además, da mucho más trabajo “.

Hacia el cooperativismo
En otro contexto, Armengol opina que para combatir la sobreoferta también se debe replantear el actual modelo de negocio y su sostenibilidad. Por ello, propone que los hoteleros trabajen más cooperativamente en ámbitos como el comercial o el modelo de gestión.
Asimismo, resalta que para reducir la oferta también se debería juntar hoteles. En esta línea pone de ejemplo las empresas constructoras que se unieron con la crisis. “El resultado es que haces un negocio más productivo, más rentable porque eres más profesional, tienes más recursos centrales y haces una empresa con menos dinero”, sentencia Armengol.

fuente;

Diario de Andorra