Temor ha aumentado de apartamentos ‘Pirata’

La patronal de los alojamientos rechaza que los no residentes puedan alquilar de manera libre

El proyecto de ley general del alojamiento turístico fue admitido a trámite el martes y ahora se ha abierto un periodo de enmiendas que desde la patronal de los alojamientos se mira con especial expectación ya que rechazan buena parte de las medidas que se han previsto para los apartamentos de uso turístico. Con la nueva normativa “un propietario, sea residente o no, podrá alquilar su apartamento de manera libre, sin pasar por una empresa profesional”, explicó la presidenta de la asociación, Valérie Lackner. En principio, añadió la vicepresidenta, Rosa Santamaría, “deben solicitar un número de registro que lo dará el Gobierno”, pero tras un primer repaso al texto no lo acaban de ver claro. Así temen que un propietario que no se encuentra en el país ofrecerá un apartamento que quizás no ofrecerá los servicios o las comodidades exigidas. “Estamos luchando contra el intrusismo pero así será peor. No solucionaremos el problema, será incontrolable “, aseguró Santamaría.
Lackner remarcó que muchos propietarios no quieren pasar por una empresa “para ahorrarse el dinero de la comisión que cobramos” y teme que los que vayan por libre “no tendrán calendarios, pondrán los precios que quieran y para mí, eso, es competencia desleal “, aseguró. En este sentido consideran que “muchos de los pisos acabarán a Airbnb y esto es otro problema”.
Tampoco les parece bien el límite del 75% de presencia de apartamentos de uso turístico si el bloque no acaba haciendo un cambio de uso. Creen que habrá propietarios que se verán limitados y que eso les puede llegar a hacer perder mercado. Además, ven muy problemático hacer el cambio de uso en algunos edificios. “Es imposible hacerlo en los edificios más viejos. No se pueden adoptar las medidas de accesibilidad o energéticas que se prevén “, aseguró Lackner. Unos cambios que la ley da un plazo de cinco años para hacer, con dos años para obtener la licencia de obras y de tres años para llevar a cabo los trabajos.
Otro de los problemas que señalaron desde la AEAT es las dudas jurídicas que se les han presentado alrededor de las transmisiones patrimoniales. “Cuando hace un cambio de uso haces un registro de comercio en todo el edificio y entonces como haces la venta de un apartamento?”, Se preguntaba la presidenta de la patronal, que según el primer análisis que han llevado a cabo ” creemos que no es compatible un registro de apartamentos turísticos y una venta inmobiliaria “. Un problema que afectaría muchos promotores que alquilan apartamentos ya que no los pueden vender.

 

fuente:

Diario de Andorra