Luz verde al helipuerto en Encamp

Los técnicos franceses confirman al Gobierno que la ubicación “es buena y cumple las necesidades aeronáuticas”

Últimos pasos para que el Gobierno pueda sacar adelante, finalmente, el proyecto de construcción de un helipuerto nacional. El ejecutivo estaba pendiente de recibir el visto bueno de los expertos franceses y ahora ya se tiene la confirmación de que el resultado de los estudios sobre los terrenos de Encamp será positivo. Así lo confirmó el ministro de Ordenamiento Territorial, Jordi Torres Halcón. Así, el 22 de septiembre pasado tres especialistas aeronáuticos galos fueron en el país para hacer las últimas comprobaciones junto con los técnicos de Transportes del ejecutivo. Posteriormente se reunieron con el mismo Torres, así como con el ministro de Transportes y Administración Pública, Jordi Alcobé, y “nos explicaron que la ubicación es buena y que cumple las necesidades aeronáuticas”, expuso el titular de Ordenamiento Territorial.
Así pues, una vez confirmado que los terrenos cercanos a nacional son la mejor ubicación de las posibles para instalar la infraestructura, ahora sólo hay que recibir el informe escrito. Un paso que tendrá lugar, según indicaron los expertos, a mediados del mes próximo. “Supongamos que alrededor del 15 de octubre tendremos la información”, manifestó el ministro, recordando que “nosotros ya teníamos un informe favorable, pero queríamos más garantías”. Unas opiniones, las de estos expertos, que deben permitir que esta vez el proyecto no se atasque por dificultades técnicas.

Los pasos
Una vez se reciba el informe, ya se podrá iniciar el proceso para desarrollar el plan especial de la zona. Jordi Torres indicó que se hará un convenio con el común y se hablará con los propietarios para llevar adelante el desarrollo urbanístico de la zona. Con todo, no serán trámites rápidos. “Hasta el 2017 no comenzarán las obras. Hay que buscar quien haga la redacción del proyecto, convocar un concurso de ideas, definir los requisitos del helipuerto, etcétera “, expuso.
Con todo, hoy por hoy, parece que no habrá oposición vecinal. “No molesta”, aseguró el ministro, que aseguró que el propietarios están de acuerdo con el proyecto y por lo tanto no habrá problemas para sacar adelante el plan especial y hacer la correspondiente reparcelación de los terrenos.
La elección de estos terrenos, situados entre la central de FEDA y una hormigonera en la salida del túnel de las Dos Valires, se conoció el pasado mes de abril. Enseguida se destacó el hecho de que cumple dos de las condiciones que hasta ahora habían sido obstáculos: la zona está apartada de cualquier núcleo urbano y está situada a poca distancia del centro comercial del país. Según el informe de que disponía el Gobierno, ya determinaba que el terreno, además de estas dos premisas, también cumplía las condiciones de altura, ya que se encuentra situado a una cota inferior a los 1.500 metros. Precisamente, la altitud fue uno de los motivos que hizo desestimar un terreno que estaba situado en Engolasters.
En cuanto a la tarea de análisis de las condiciones técnicas no ha sido a cargo de ninguna empresa que haya contratado, sino que son técnicos franceses que actúan en el marco de la colaboración francoandorrana. Así, se trata de un convenio administrativo y de un empleo “voluntariosa”, según explicó el ministro Alcobé.
A pesar de que tanto desde el Gobierno como desde el común se ve con buenos ojos la propuesta, y parece que los privados implicados también son favorables, sí que ha habido algunas voces contrarias. Concretamente los consejeros del PS a la corporación local, que aseguraron que no apoyarían la ubicación elegida por considerar que es demasiado cercana la futura urbanización de la Cabeca y esto podría conllevar molestias a los vecinos.

LOS HECHOS
En septiembre de 2011 el Gobierno convoca un concurso para adjudicar la construcción de un helipuerto. La propuesta elegida sitúa la infraestructura al roc de Patapou.

Los vecinos con el apoyo del común ponen en marcha una revuelta contra el proyecto. Protestan por las molestias y para que no se cumplen las condiciones técnicas.

El 4 de diciembre el Ejecutivo da marcha atrás y descarta el Patapou como emplazamiento para el helipuerto nacional. Entonces pide a los comunes que propongan terrenos donde situarlo.

En junio de 2013 la capital ofrece una parcela en la Comella. Pero no es hasta un par de años más tarde cuando se conoce la voluntad de hacer el helipuerto y los vecinos también se oponen.

En noviembre de 2015 el Gobierno admite que es muy difícil sacar adelante el equipamiento con el común y los vecinos en contra.

Pasadas las elecciones comunales, en enero de 2016, el ejecutivo anuncia que estudia ubicaciones alternativas.

El ministro de Transportes, Jordi Alcobé, admite que sólo se puede hacer el helipuerto en un terreno privado.

En abril de 2016 se hace público que los terrenos escogidos son en Encamp aunque son necesarios informes técnicos.

 

Fuente:

Diario de Andorra