Récord de turistas de la década

La aglomeración de turistas se hizo notar al principal eje comercial del país

 Fiestas de Navidad de récord. La cifra de turistas que ha habido al país durante las dos semanas de vacaciones navideñas ha sido, como mínimo, la más alta de la última década. Según los datos que facilitó ayer el Servicio de Movilidad, desde el 23 de diciembre hasta el 8 de enero entraron al Principado un total de 242.800 vehículos, un 10% más que el año pasado. De estos, 172.700 accedieron por la frontera del río Runer y 70.100 por la del Baladrà.

Se trata del mejor dato de la última década en cuanto a la frontera con España y la segunda mejor del acceso por Francia, según reveló ayer la cabeza de dirección de Movilidad, Daniel Rodríguez, que destacó se­pecialment la cifra de turistas que llegaron desde el país vecino norteño teniendo en cuenta “la tendencia negativa” que había habido hasta ahora, con bajada de gente al Paso de la Casa. Según dijo, “en la frontera francesa traíamos varios meses punzante” y esta Navidad la entrada de visitantes ha subido un 6,68% respecto del año pasado, “un dato muy bueno”, dijo.

 

Problemas para bajar de pistas

Rodríguez puso de manifiesto que la aglomeración de turistas al país provocó durante las dos semanas de fiestas muchos problemas de movilidad, sobre todo para bajar de las pistas de esquí. Según apuntó, hubo “colas muy importantes” en el valle de Oriente con un pico los días 28 y 29 de retenciones quilométricas a Canillo que llegaron hasta las Bordes de Envalira. También hubo congestión a Escaldas, Massana y Encamp.

En cambio, Rodríguez hizo una valoración “muy positiva” de cómo se saldó la operación salida, con “datos altísimos de vehículos para salir pero sin las retenciones que se habían producido otros años”. “El volumen de tránsito fue muy importante y ha habido retenciones, pero no el nivel de colas de antes, que habían llegado hasta Andorra”, resumió. En este sentido, señaló que los días 29 y 30 de diciembre y el 7 de enero se habilitó el doble carril para permitir más fluidez. “Esto hace que se baje con toda normalidad hasta Santo Julià. Antes se creaban muchas retenciones en su punto de Encuentro y ahora con el doble carril la salida del país ha sido mucho más suave del que se podía prever”. “Que la CG-1 tenga un doble carril continuo hasta la frontera facilita mucho la salida del país”, expuso.

 

Pico de esquiadores

Las estaciones también registraron récord de esquiadores durante las fiestas. Grandvalira recibió 16.000 usuarios cada día desde el 23 de diciembre hasta el 8 de enero, es decir un total de 290.000 personas, un 13% más que la temporada pasada, mientras que por Vallnord pasaron 103.000 visitantes, un 5% más (74.000 a Palo Arinsal y 29.000 a Ordino Arcalís).

Los días de más afluencia fueron el 28, 29 y 30 de diciembre y el 3 y 4 de enero, y la mayoría de esquiadores provenía de Cataluña, Madrid, el País Valenciano y el sur de Francia, pero también de Portugal, Inglaterra, Rusia o Israel.

 

ALTA AFLUENCIA DE VISITANTES QUE NO SE TRADUCE EN VENTAS A LOS COMERCIOS

La cifra récord de turistas que durante la semana de Nadal y Reyes visitó el país no se tradujo en ventas generosas a los establecimientos. Según las principales asociaciones de comerciantes del Principado, las compras no han sido especialmente destacadas todo y el ambiente que se respiraba en las calles, principalmente a las avenidas Meritxell y Carlemany.

A pesar de que todavía están a la espera de consultar todos los empresarios para hacer una valoración de la campaña de Nadal y Reyes, las asociaciones de comerciantes de la avenida Meritxell, de la avenida Carlemany y de Riberaygua y Travesseres coincidieron ayer a hacer un balance agredolç. Sònia Yebra, presidenta del colectivo de tenderos de Meritxell, afirmó que “ha habido mucha gente pero tenemos que ver si las ventas han sido las que esperábamos”. De su banda, Susagna Venable, presidenta de la asociación de Carlemany, explicó que “no ha ido mal pero las compras no compensaban con el gentío que había a las calles, no estaba proporcional”. Finalmente, Rosa Pascuet, presidenta del colectivo de Riberaygua, señaló que “ha habido mucha gente al centro pero no se ha traducido en ventas”.

Fuente:

Diari d’Andorra