Modificación POUP Escaldes-Engordany

La reforma contempla la ampliación de la edificabilidad a la zona que hay entre la carretera de la Plana y la del Obac.

Uno de los principales cambios que prevé la modificación del plan de urbanismo (POUP) de la parroquia de Escaldas-Engordany, que se aprobó ayer en el consejo de común, es la ampliación de la edificabilidad a la zona del Obac. En concreto, la reforma afectará el espacio que hay entre la carretera de la Plana y la del Obac, desde el límite de la parroquia al oeste hasta el puente sobre el Madriu a nordeste.

“Hemos pensado que la carretera de la Obac no puede ser la que urbanice las parcelas, porque es un vial rápido de conexiones entre parroquias”, expresó Marc Calvet, cónsul menor, y añadió, “por lo tanto, hemos previsto la creación de un vial que irá desde la rotonda del gallo hasta la benzinera a una cota elevada. Allá habría una rotonda, que además de darnos acceso a la banda superior también comunicaría con la parte de debajo, por la zona del CIAM”.

Calvet también explicó que está planeada la construcción de un gran equipamiento central que concentrará la cesión del 15% del suelo de los privados, diferentes corazón­redors verdes, y “se intentará preservar los espacios naturales del valle del Madriu”.

 

Clot de Emprivat

La otra gran modificación del plan contempla elevar el grado de urbanización de los edificios que se podrán construir al Clot de Emprivat, un perímetro lleno de parques y aparcamientos, unos espacios verdes privados de uso público que actualmente ocupan 8.600 metros cuadrados. Con el nuevo POUP se establecen alturas variables por los bloques de 8, 15 y 20 plantas, con profundidades edificables de hasta 22 metros.

Además, se propone un zócalo para los edificios de uno a tres plantas comerciales y de actividad económica, y se liberará un 15% de suelo verde para uso público a nivel de calle. “Es una zona importantísima para la parroquia y es un gran pulmón, por lo tanto se quiere mirar de preservar este uso y la sostenibilidad, así se mantendrá la sensación de volumen y aire libre”, declaró Calvet.

Por otro lado también avanzó que se conectará el aparcamiento comunal del Consejo de la Tierra, un equipamiento de 800 plazas, con todo de una serie de parcelas adyacentes al parking con el objetivo de crear una circulación alternativa sepultada.

Así mismo, explicó que a través del plan de urbanismo, buscarían potenciar el camino del río porque acontezca un paseo. “Es un eje vertebrador que une a la mayoría de espacios públicos, como el común, Caldea o el Prat del Roure”, comentó el cónsul menor.

Calvet explicó que la modificación del plan respondía a una necesidad de adaptación al crecimiento de la parroquia. “Hemos analizado los datos desde el año 2000 y hemos visto que un aumento demográfico anual del 1% es muy razonable. Por lo tanto, es probable que el 2030 Escaldas tenga 4.000 habitantes más”. Y continuó, “esto te permite ver con perspectiva qué equipamientos necesitarás y de qué recursos naturales dispondrás. Si tenemos suficiente agua o nos faltará, por ejemplo, y también podremos prever actuaciones que hagan que el crecimiento sea más concentrado o más expansivo”.

El año 2000 se aprobó la Ley General de Territorio y Urbanismo, por lo cual los comunes pasaron a tener un instrumento para la actividad comunal de ordenación y planificación urbanística y de su gestión: el Poup, el plan de ordenación y urbanismo parroquial. El plan fue aprobado el 2007 y entró en vigor el 2008. Ahora, nuevo años después, la corporación aprueba una revisión más profunda y cuidadosa, que incluye 40 modificaciones.

Los consejeros de la oposición aprobaron la reforma durante el consejo de común y dieron su apoyo al plan.

 

ENGOLASTERS DELIMITA LOS ESPACIOS VERDES PARA PRESERVARLOS

El plan de ordenación y urbanismo de Escaldas prevé modificaciones a Engolasters. La zona mantendrá las condiciones de edificabilidad vigentes, pero sufrirá una división de sus unidades de actuación, es decir de sus entornos, para poder clasificar las diferentes tipologías que habrá. Se delimitarán espacios naturales, para preservarlos de la edificación, zonas que corresponden a los perímetros más naturales, boscosos y de topografía compleja. También se identificarán un conjunto de corredores verdes que conectarán las bordes edificadas o las viviendas unifamiliares que se construyan.

Además, se crearán diferentes espacios en los cuales se concentrará la edificación, conectados por los corredores y por un vial perimetral. El planteamiento derivado podrá definir la ejecución en sectores más pequeños y se completará con calles interiores que permitan el acceso a las nuevas construcciones.

“Si se edificara de golpe, a Engolasters cabrían 4.000 o 5.000 personas. Diez veces el pueblo de Ordino y no tendríamos la capacidad para suministrar tanta agua, por eso es importante hacer una planificación”, expresó Calvet, que añadió que “queremos preservar al máximo la zona verde y concentrar todo el que se pueda la edificación”.

 

Fuente:

Diari d’Andorra