Las inmobiliarias no esperan tener más pisos a final de temporada

Son varias las empresas que afirman que la oferta de alquiler es escasa y la demanda creciente

No corren buenos tiempos para aquellos que buscan alquilar un piso en Andorra, como afirman varias empresas inmobiliarias. La fuerte demanda y la escasa oferta propiciada por la desaceleración de la construcción en época de crisis ha provocado que la zona más céntrica del país tenga un agujero absoluto de pisos y casas de alquiler. Frases como, por ejemplo, “encontrar un piso en Escaldes o Andorra la Vella es totalmente inviable” o “no hay nada de alquiler. Nosotros tenemos más pisos en venta que de alquiler “, se escuchan cada vez más a todas las inmobiliarias del país. “No tenemos pisos de alquiler ni en las parroquias más altas”, comentan desde la Inmobiliaria Superior.
La falta de pisos es alarmante especialmente en las parroquias más céntricas y no se ve que con el final de la temporada de esquí, cuando muchos de los trabajadores y de los esquiadores dejarán libres muchas casas y pisos, la situación mejore mucho. De nuevo, desde la Inmobiliaria Superior afirman que “es probable que los primeros meses se incremente la oferta, pero cuando llegue el verano todo quedará igual que ahora”. Desde la Inmobiliaria Galí son algo más optimistas: “Nosotros creemos que en el centro no mejorará la cosa pero en las pistas, sí.”
La diferencia entre un piso en Andorra la Vella y uno en Canillo puede llegar a ser de entre el 25% y 30% y por ello encontrar un inmueble en las parroquias más altas suele ser más sencillo que en las céntricas. Los pisos son más pequeños y más baratos pero no todo el mundo busca eso. Uno de los problemas que tienen los agentes inmobiliarios es que los clientes tienen unas demandas que no se corresponden con los precios que están dispuestos a pagar. Es cierto que algunos propietarios suben el importe del alquiler, tal y como confirman desde Galí: “Un piso donde vive una familia que decide liberarlo, el propietario automáticamente el reforma un poco y le sube el precio entre 200 y 500 euros. ”
Algunas de las ofertas más comunes se podrían resumir en los siguientes ejemplos. “Tenemos pisos por 650 euros, sin gastos y sin parking, o bien de dos habitaciones que suelen ser viejos y en mal estado”, dicen desde ABM Servicios Inmobiliarios.
El elevado incremento de precios que se ha vivido en los últimos tiempos en Andorra responde al final de la crisis económica, que obligó a cerrar muchas agencias inmobiliarias. “El mercado se reactiva y, con él, el precio de las viviendas”, comentan desde Finques Marca, aunque añaden que “cuesta mucho encontrar un piso en Andorra. La crisis frenó la construcción y por eso hay pocos y son caros “.
Finalmente, los pisos no siempre cumplen los mínimos exigidos. “Algunos están en perfecto estado pero otros están sucios y muchas veces es la misma inmobiliaria que ha de arreglar los desperfectos”, avisan desde ABM.

El perfil del contratante
Los precios de los pisos en Andorra están a unos niveles muy elevados para la mayoría de la población. De hecho, cada vez más hay jóvenes que quieren irse de casa y formar sus familias, o bien unidades monoparentales que no pueden permitirse los “cuatro meses que se piden para la entrada, que pueden llegar a ser unos 3.000 euros. Y eso no lo puede pagar todo el mundo “, dicen de ABM.
Otra dificultad la tienen las personas que quieren tener mascota. En este caso la oferta es aún más baja y pocos propietarios están dispuestos a permitirlas.

MÁS LOCALES PARA INMOBILIARIAS
En los últimos meses se está viendo como muchas inmobiliarias vuelven a abrir establecimientos en todas las parroquias, pero como explica Jordi Galobardes, presidente del AGIA: “Algunos colegiados, durante la crisis, cerraron su local, pero mantenerse en el negocio con un teléfono y un anuncio. El sector está reavivando y en los últimos tiempos el número de colegiados ha aumentado de nuevo. Somos moderadamente optimistas con ello, pero tampoco nos interesa un boom. De hecho, la perspectiva de recuperación es a medio plazo y por tanto no nos interesa saturar el mercado con una gran oferta. ”

 

Fuente:

Diario de Andorra