Contra la cesión urbanística

Los constructores entienden que pagar el 15% de un valor calculado con índices correspondientes a 2007 no es realista ni permite hacer nuevas obras

Los planes parciales y la cesión económica en común son los grandes frenos que están impidiendo la construcción en el país. Así lo afirma Víctor Filloy, Gerente de la Asociación de Contratistas de Obras de Andorra (Acoda). “Para que se vuelva a construir hay que tomar medidas que no vayan en contra del sector, y tanto los planes parciales como la cesión económica del 15% son las principales dificultades que imposibilitan la construcción de nuevos edificios, cualquiera que sea, en el Principado. ”
Estos planes parciales obligan que para urbanizar una zona sea necesario que el 75% de los propietarios se pongan de acuerdo, una cifra demasiado elevada para Filloy: “nosotros entendemos que el quórum exigido es excesivo y pensamos que con un 50% o 51% ya debería ser suficiente. Además, los trámites administrativos para hacerlos son demasiado farragosos y se dilatan demasiado en el tiempo “. El gerente de los constructores también carga contra la cesión económica que se debe hacer al común. “Yo lo eliminaría directamente. Es una medida totalmente injusta que no se aplica en ningún otro país del mundo. Y si no puede ser, entonces la reduciría a un tipo mínimo del 5%. “Desde el Acoda creen que perjudica mucho hacer un pago por un edificio que no ha empezado a construirse, por lo que aún queda mucho tiempo para que los propietarios puedan empezar a ganar dinero. Filloy pide que al menos éste pueda hacerse fraccionado e ir abonando la cuota a medida que avanzan las obras y los propietarios empiezan a obtener beneficios.

Valoración injusta
Filloy alerta, sin embargo, que la cesión económica está mal calculada, ya que se hace a partir del valor del terreno y de las ganancias que los propietarios obtendrán una vez ya esté terminado el nuevo edificio. El problema es que el común utiliza los índices de 2007, de antes de la crisis, cuando los precios de los pisos estaban mucho más elevados que ahora. “La ley dice que los comunes deben actualizar estos baremos que utilizan para calcular el porcentaje, pero no lo hacen. Estamos en 2018 y todavía nos cobran lo mismo que hace 11 años. ”
Por todo ello, desde el Acoda se pide al Consejo General ya los gobiernos locales que si lo que quieren es fomentar la construcción de nuevos edificios, entonces lo que deberían hacer es empezar por implantar estas medidas. Sólo con ello los propietarios y los constructores serán capaces de emprender nuevos proyectos y recuperar un sector que ha sido bastante parado en los últimos años.

No habrá más aparcamientos
Víctor Filloy también se refirió a la medida que acaba de implantar el común de Andorra la Vella para que se construyan nuevos edificios destinados a aparcamientos de vehículos. Conxita Marsol, la cónsul mayor, explicó el pasado lunes que rebajarán hasta el 90% algunas tasas e impuestos a la construcción de nuevos edificios que estén destinados, en un 70%, a plazas de parking. La idea es que sea el sector privado el que lidere el plan, pero Filloy no cree que sea muy motivador: “esto no hará que los propietarios inviertan más, ya que siempre será más rentable un bloque de edificios que de aparcamientos” . Aunque agradece la intención con que se hace, entiende que la rebaja de estas tasas no será significativa en el cómputo global del proyecto. “Estamos hablando que podemos ahorrarnos unos 100.000 euros en total, y está bien, pero comparados con los dos o tres millones que puede costar el edificio entero, no son más que un detalle”. Aunque reconoce que no ha podido ver la propuesta de primera mano, afirma que “se queda corta en sus aspiraciones”.
La construcción es un negocio que ha dado mucho trabajo y ha generado grandes beneficios en los últimos años, pero la crisis prácticamente paralizó el sector y ahora todo el mundo busca la mejor manera para reactivarlo.

GALOBARDAS CONSIDERA INTERESANTE LA BAJADA DE TASAS POR LOS NUEVOS PARKINGS
Jordi Galobardas, antiguo representante de los promotores de Andorra, sí considera “interesantes” las medidas que propuso la cónsul mayor de Andorra la Vella, Conxita Marsol, de cara a la construcción de nuevos edificios destinados a aparcamientos. Según Galobardas, “aún no he podido estudiar la medida y desconozco si serán suficientes o no, pero todo lo que sean ayudas en el sector serán bienvenidas. Estamos saliendo de una crisis muy dura, que ha durado muchos años, y necesitamos el apoyo de todos “. La intención del común es que la capital pueda disponer de las 8.000 plazas de parking que le faltan, pero la corporación no tiene ni los terrenos ni el dinero para hacer realidad el proyecto, por lo que busca la complicidad del sector privado para lograrlo . En este sentido, el promotor entiende que esta iniciativa “es una manera de ayudar a revitalizar la actividad económica, y esto es bueno para la parroquia”. La única pega que encuentra es que no debería suscribirse sólo a los edificios de aparcamientos, sino que debería ser aplicable al resto de la construcción. “Creemos que podría aprovecharse todo el sector de estas ayudas, y de esta manera revitalitzaríem un sector clave para la economía del país “.

 

Fuente:

Diario de Andorra