Gobierno prevé iniciar en 2018 una desviación alternativa en San Julián

Un nuevo vial cruzará por el otro lado del río hacia el camping Huguet y conectará a la altura del edificio de Banco Sabadell

El Gobierno ha previsto que este año se encargue el proyecto para crear una desviación alternativa a la carretera general en la zona de Sant Julià de Lòria y que las obras se puedan iniciar el próximo año. Para el próximo ejercicio, según fuentes del ejecutivo, ya se preverá una partida específica para los trabajos. El Gobierno, sin embargo, aún no tiene muy claro cuál será el coste económico de la obra, que dependerá fundamentalmente del proyecto que se desarrolle.
El nuevo vial enlazará con el túnel de la Tapia y seguirá por el otro lado del río en la línea del camping Huguet, para finalizar en la conexión con Francisco Cuadrado. La unión de las dos vías tendrá lugar a la altura del número 22, donde se encuentra el edificio de Banco Sabadell de Andorra. La clave para la descongestión del tráfico hacia la frontera será que se ha previsto que el nuevo vial sea de dos carriles y tan sólo en sentido España. Al mismo tiempo, la vía actual que pasa por la avenida Francisco Cuadrado se limitará sólo al sentido Andorra la Vella. El ejecutivo considera que dotando de dos carriles de circulación cada sentido eliminará buena parte del atasco que se crea en la zona de Sant Julià de Lòria en los momentos que hay una importante afluencia turística. El ejecutivo cree que esta alternativa es la mejor opción teniendo en cuenta el impacto medioambiental.
El Gobierno considera que no se ha de poner en marcha otro gran proyecto constructivo para la red viaria, descartando la idea original de anteriores ejecutivos de hacer un vial que conectara el túnel de la Tapia con la frontera. Esta obra preveía inicialmente un gran túnel excavado y posteriormente derivó hacia un túnel artificial. Y finalmente sin túnel, pero ninguna de las tres opciones será la que se aplicará. El Gobierno ha decidido hacer un trozo del vial y en el futuro ya se decidirá si se acaba alargando o no una nueva carretera hasta la frontera hispano.
La actuación en Sant Julià no se limitará al vial de sentido bajada, sino que también se ha previsto que se haga una rotonda elevada en la zona donde la general conecta con la carretera hacia Fontaneda. Se hará una estructura por encima del río que debe permitir eliminar los problemas que tienen lugar en el cruce entre las dos carreteras. Las obras de esta rotonda también podrían iniciarse el próximo año.

Sin más grandes obras
El posicionamiento de Toni Martí es contrario a la creación de grandes infraestructuras, entendiendo que la apuesta de futuro por una Andorra verde debe ser congruente. En esta línea, hay que dejar de hacer más kilómetros de carreteras para que pasen más coches. El jefe de Gobierno defiende que se debe combinar el mantenimiento del entorno y la apuesta por el medio ambiente con algunas actuaciones que ayuden a aliviar los puntos negros que hay en la red viaria. Por este motivo, es partidario de hacer intervenciones puntuales de mejora que no poner en marcha nuevos grandes proyectos.

El EJECUTIVO ESTÁ DECIDIDO A INVERTIR EN EL AEROPUERTO DE LA SEDE
El Gobierno está firmemente decidido a invertir si es necesario para que el aeropuerto de Andorra-la Sede acabe siendo operativo y disponga de la posibilidad de acoger vuelos regulares comerciales. El gabinete demócrata tiene muy claro que nunca se construirá un aeropuerto dentro del territorio nacional para que la apuesta por la preservación del medio ambiente es prioritaria. Esta voluntad política es incompatible con el hecho de que en un territorio tan pequeño instale una infraestructura con tanto impacto como un aeropuerto. La prioridad del Ejecutivo en estos momentos es conseguir que España acepte la utilización del GPS como sistema de aproximación para el aterrizaje. Este es el elemento que faltaría para líneas aéreas estén dispuestas a hacer vuelos comerciales en este recinto. Las compañías Air Europa y Air Nostrum ya han expresado su voluntad de hacer vuelos en caso de que se implemente el sistema de GPS.
El gabinete demócrata mantiene que disponer de un aeropuerto cerca es importante para hacer un salto respecto a la atracción de turistas de alto standing y de inversión extranjera. En ambos casos la posibilidad de una conexión rápida por vía aérea es fundamental. En el ámbito turístico, debe abrir la puerta a atraer otros mercados más allá de los tradicionales y los que es complicado acceder sin vuelos directos. Respecto a los inversores extranjeros, la demanda de conexión aérea es una prioridad a la hora de plantear instalarse en Andorra. Hasta ahora las prospecciones para atraer inversores de países del centro y el este de Europa, más allá de otros continentes, se han encontrado con el escollo de la falta de conexión aérea como barrera infranqueable.

fuente:

Diaria de Andorra