La apertura de comercios en la capital aumenta el 140% en cuatro años

El saldo positivo de nuevas tiendas se sitúa en 84 el julio del 2017, casi la misma cifra que se logró en el balance global del 2015

La apertura de nuevos comercios en Andorra la Vieja había crecido el 2016 un 140% en cuatro años. Un incremento destacado, del 55,29% respecto del 2015,  todo indica que se podría repetir este año, según la proyección que hace el comú. El cónsul menor de la capital, Marc Pons, lo atribuye al hecho que “el país y la economía del país tal como se está moviendo, se está reactivando”. Marc Pons asegura que es una situación “coyuntural” si bien, sobre el papel de la administración comunal, destaca “las ayudas a jóvenes emprendedores”, “los incentivos en cuanto a la construcción de aparcamientos” y que “hay la voluntad de modular la ordenanza de radicación de actividades para favorecer la creación de empresas”.
Según los datos de balance de apertura de nuevos comercios, la capital registró 219 bajas y 351 altas el 2016, un resultado en positivo de 132 establecimientos. Cuatro años atrás, el balance había estado de 225 bajas de comercios y 280 altas, con un saldo en positivo de 55 comercios más. Desde el 2013, la cifra de nuevos negocios ha ido a la alza al cerrar el periodo a diciembre. Así, el 2014 se cerraron 208 tiendas y se abrieron 283, un resultado final de 75 comercios, y en el 2015 hubo 223 bajas y 308 altas, 85 tiendas más al acabar el año a la capital.

Buenas perspectivas para el 2017
Los datos facilitados por el comú de Andorra la Vieja indican que, hasta el mes de julio de 2017, se habían cerrado 131 comercios y se habían abierto 215, cosa que da un resultado positivo de 84 establecimientos más, sólo uno menos del balance entero del 2015, cuando se sumaban 85. Según fuentes del comú, esta cifra es especialmente buena y hace pensar que a final de año se mantendrá una tendencia en positivo similar a la que se registró el año anterior.
La evolución positiva de los últimos años se debe de al aumento de aperturas, pero también a la reducción de las bajas, tal como puede comprobarse en los datos de que dispone el comú. En este sentido, hay que tener en cuenta que la capital pasó de un saldo negativo de 42 establecimientos el 2012, con 298 bajas (si bien 256 altas), a la cifra positiva de 132 comercios más durante el año pasado, con 219 bajas. Según las cifras del comú de Andorra la Vieja, el peor año de los últimos fue el 2008, con no tantas bajas como el 2012, hasta 267, y sólo 192 aperturas, menos que las que se traían ya en julio de este año y que aquel año, al inicio de la rescisión global, acabaron suponiendo un saldo negativo de establecimientos de -75. En global, y a pesar de la grande bajada de los años más duros de la crisis económica, el saldo en el periodo del 2008 al 2017, es positivo en cuanto al número de nuevos comercios. En estos 10 años, ha habido 2.332 bajas y 2.606 altas.
En cuanto a los planes del comú de la capital, para mantener esta tendencia positiva en el sector del comercio, Marc Pons indica que “cuando se acabe de revisar la ordenanza del impuesto de radicación de actividades” podrán comprobar también “la radicación según el tipo de calle, y modular los precios mínimos, los porcentajes, para favorecer unos sectores y otros, organizando más la ciudad”.
Uno de los proyectos importantes del mandato es, además, el embellezimiento de la avenida Meritxell, con unas obras que tienen que empezar el abril del 2018 y que supondrán mejoras importantes en la estética y la accesibilidad de uno de los principales accesos comerciales.

Optimismo económico
El cónsul menor, Marc Pons, también hace énfasis en el hecho que el comú ha rebajado del 15% al 7% la cesión de suelo urbano consolidado, que ha ayudado a consolidar nuevas licencias. Así mismo, el comú comprueba una tendencia positiva en adquisición de bienes inmuebles en el global ingresado correspondiendo al impuesto indirecto sobre las transmisiones patrimoniales (ITP). Si el 2015, el liquidado de ITP era de 817.550,53 euros, el 2016 crecía en un 60,63%, hasta 1,3 millones. El primer semestre de 2017, la cifra se eleva a 831.341,36, un 41% más que el mismo periodo del 2016.

LA CIFRA
274, nuevos comercios. El balance global del periodo entre 2008 y julio del 2017 se cierra con un resultado positivo de 274 nuevos comercios, después de un total de 2.332 bajas y 2.606 altas en todo el periodo, según datos facilitados por el común de Andorra la Vieja. A pesar de los balances negativos de los años de crisis, la cifra se ha disparado a la alza.

Fuente. Diario de Andorra