Subida de alquileres poco “significativa”

La Asociación de Propietarios afirma que se han subido los alquileres de renovaciones y de nuevos contratos hasta un 15%, pero la actualización de renta no ha superado el IPC (+0,4%)

La Asociación de Propietarios de Bienes Inmuebles (APBI) considera que el precio de los alquileres “no se ha incrementado de manera significativa” los últimos años, según explicó su presidente, Pascual Gràcia. Fruto de un estudio realizado entre una cuadragésima de asociados, la conclusión que extraen es que el crecimiento más elevado se ha producido a la hora de renovar el contrato de alquiler, o bien con la entrada de los nuevos inquilinos. “En estos casos estamos hablando de cifras que pueden desde el 10 hasta un el 15% de incremento en el precio del alquiler, pero si nos centramos sólo en las actualizaciones de renta, estas se han mantenido en el IPC interanual, (+0.4%), tal como establece la ley”, dijo el presidente de los propietarios, dejó claro que este incremento, “que puede parecer muy elevado, puede responder a la inversión que ha hecho un propietario en la vivienda, y cómo es normal, se compensa en el alquiler”, opina Gràcia. Eso sí, también acepta que hay personas que han subido deliberadamente los precios “sin haber hecho nada para ganárselo”.
Las parroquias más afectadas por esta situación son Andorra La Vella y Escaldes, y es así porque la demanda supera ampliamente la oferta. “Las parroquias centrales tienen una ocupación muy alta, y o bien los inquilinos renuevan siempre sus alquileres, o bien los pisos nuevos que salen al mercado se cogen enseguida, lo cual hace que apenas haya oferta para tanta demanda y los precios suben”, afirma. Según el presidente de APBI, una explicación para este hecho es la dificultad de acceso al crédito por parte de las familias, hecho que provoca que tengan que pasar más años de alquiler antes no puedan adquirir un piso en propiedad. Por el contrario, al resto de parroquias no hay este problema y “la demanda cubre perfectamente la oferta”, dijo.

Pisos de lujo
Un mercado que está creciendo a un ritmo muy elevado, tal como explica Gràcia, es lo de los pisos de alquiler de lujo, un concepto “que hace sólo diez años no existía. Ahora muchos promotores están apostando por este sector y los alquileres son muy elevados y esto puede influir en la media que decíamos”. Gràcia lo define como un producto que “distorsiona” la estadística, aunque reconoce que es un grupo reducido pero que despacio va creciendo. El sector del lujo es de los pocos que a nivel inmobiliario ha crecido durante estos últimos años, según dice el presidente de los propietarios, y esto es, en parte, porque los promotores de pisos no tienen ningún aliciente para hacer de alquiler normal. La cesión urbanística al comú “está al nivel del lujo, y sólo los pisos de lujo pueden aguantarlo. Un promotor que quiere poner pisos a la venta, calcula que tendrá beneficios en un plazo de dos o tres años, por el contrario uno de alquiler tiene que esperar 20 o 30. Esto no incentiva para nada a construir más, al contrario”, se lamenta. Incluso afirma que las medidas que tomó el Gobierno en plena crisis para garantizar la seguridad del inquilino, lo que provocó  recelo entre aquellas personas que querían mantener el negocio. “La actualización de los precios de alquiler o la suspensión de la penalización por la resolución anticipada provocaron un descenso en el alquiler de los pisos, y esto minó la confianza de los inversores. De hecho, la producción de nuevos inmuebles destinados al alquiler está todavía al día de hoy congelada”, aseguró el presidente de los propietarios.

Buena entente
Las fluctuaciones en el mercado, es decir las grandes subidas o bajadas de precios, no interesan ni a los propietarios ni a los inquilinos. “El propietario de bienes inmuebles no es el perfil de especulador que piensa a obtener beneficios a corto plazo, sino que el que quiere es asegurarse una renta larga en el tiempo. No le interesa un mercado inestable, sino que busca uno de carácter previsible. Exactamente igual que un arrendatario que necesita estabilidad en el precio. Estos altibajos sólo provocan tensión entre los dos agentes”, reflexiona Gràcia.

Fuente. Diario de Andorra