La central de generación de energía térmica de la Comella costará 12 millones.

La red de calor llegará a unos 2.000 hogares de Andorra la Vella en cinco años y el próximo año alcanzará la energia al complejo de Els Serradells

Esta mañana el común de Andorra la Vella y FEDA han firmado el convenio esta mañana para dar inicio al proyecto central para aprovechar el calor de el Centro de Tratamiento de Residuos (Ctrasa) para dar servicio de calefacción a unos 2.000 hogares de Andorra la Vella, en un plazo de cinco años. La construcción de la instalación, que costará 12 millones de euros, llegará al Centro Deportivo de Els Serradells el próximo año, donde dará servicio de calefacción a la zona deportiva y en la escuela cuna y calentará tanto el agua sanitaria como los casi 2,5 millones de litros de la piscina olímpica. La cónsul mayor de Andorra la Vella, Conxita Marsol, ha indicado que actualmente el centro consume 300.000 litros de gasóleo al año, y que la nueva instalación supondrá una reducción de gasto energético de entre un 20 y un 25%, que se sumará al 15% de reducción que se conseguirá con los trabajos de aislamiento del edificio que se están llevando a cabo actualmente.
Posteriormente, las cañerías se harán llegar hasta la rotonda de Tobira y de allá, se construirán dos ramales, uno hacia el Lycée Compte de Foix y otro a lo largo de la calle Prat de la Creu hasta el puente del río Valira. En total, la red de distribución se extenderá a lo largo de 5 kilómetros de longitud y es la parte del proyecto más costosa, a la cual se destina la mitad del presupuesto.
El Centro de Tratamiento de Residuos suministrará más del 70% de la calefacción que se consume en toda esta zona y dará servicio a los edificios públicos como el del Gobierno, la sede de la Justicia, el edificio de la CASS de Prada Casadet, el Centro de Congresos o el edificio administrativo del Prat de Rull. En función de la medida de las instalaciones, los clientes podrán obtener un ahorro económico de entre un 5 y un 20%, además de ahorrarse de tener un depósito de calefacción propio y su mantenimiento, con la consecuente disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero y de los problemas de seguridad que comportan las calderas.
La firma del convenio ha ido a cargo de la ministra Sílvia Calvó, como presidenta de FEDA, y de la cónsul mayor de Andorra la Vella, Conxita Marsol, acompañadas del presidente de Gobierno, Toni Martí, y del director de FEDA, Albert Moles. Martí y Calvó han destacado que el proyecto representa la primera piedra del plan de infraestructuras energéticas aprobado hace unas semanas, para empezar a cumplir con los compromisos internacionales que se han adoptado en materia de sostenibilidad, es decir, que al 2030 Andorra produzca el 33% de la energía que consume y que al 2050 el porcentaje llegue al 50%.
El presidente de Gobierno ha querido agradecer la implicación de todos los comunes en este plan, sobre todo por haber accedido a hacer cesiones gratuitas de terreno para proyectos de interés nacional cómo son las infraestructuras energéticas. También ha agradecido la colaboración del sector privado, presente en el acto de este lunes a través de los representantes de diferentes colegios profesionales y asociaciones del sector de la construcción. “Esta legislatura habrá marcado un antes y uno después en la defensa del medio ambiente y en el logro de la soberanía energética”, ha asegurado Martí.

Fuente: Diari d’Andorra