30 años de selección

La Federación Andorrana de Baloncesto rindió ayer homenaje en el Polideportivo de Andorra a los 126 internacionales que a lo largo de la historia han vestido la tricolor coincidiendo con la primera jornada del Europeo C sub-18 femenino que se celebra en el país.
Foto de familia con los internacionales senior y las selecciones sub-16 masculina y sub-18 femenina.

Hace 30 años, al menos de manera oficial, echó por tierra el proyecto de la selección andorrana de baloncesto, que debutó en un gran torneo en 1989 con una medalla de oro en los Juegos de los Pequeños Estados de San Marino, tras imponerse por 54-52 a Chipre. Desde aquel 1988 en el que empezó todo, 126 hombres y mujeres han vestido la camiseta del combinado sénior.
Para celebrar esta efeméride, la FAB (Federación Andorrana de Baloncesto) realizó ayer un homenaje a todos estos internacionales, aprovechando la primera jornada del Europeo C sub-18 femenino que arrancó ayer mismo en el Polideportivo de Andorra. Las selecciones sub-16 masculina y sub-18 femenina hicieron un pasillo donde iban pasando uno a uno los jugadores que pudieron asistir al homenaje, antes de recibir por parte del ente una camiseta conmemorativa de este aniversario.
Como suele ocurrir en este tipo de actos, es imposible reunir todos, pero sí que desfilaron sobre el parquet del Polideportivo setenta de los jugadores y jugadoras que han escrito la historia del combinado nacional. No faltaron nombres ilustres del baloncesto del país como Joaquim Colom o Jaume Guri, otros que aún están plenamente ligados a la FAB, como el seleccionador absoluto, David Eudald, el de 3×3 sub-18, Eric Bartolomé, o algunos los internacionales de la actualidad que el mes pasado disputaron el Europeo de Pequeños Estados en San Marino, como Roger Lliteras o Hugo Bartolomé. Sin olvidar tampoco las mujeres, que también han puesto su grano de arena con la selección femenina estos 30 años.
Una de las más felices en el Polideportivo era el de Manel Fernández, presidente de la FAB, que declaró que “hacía días que queríamos hacer algo, pero no sabíamos bien lo que”, y añadió que “para nosotros era un deber porque la federación sin los jugadores no sería absolutamente nada “. El máximo dirigente explicó que significaba un encuentro como esta: “es emocionante ver gente que hacía tiempo que no veía y que si no es por un acto como este es complicado de ver, o también la sensación de volver a conocer gente a la que habías perdido la pista para que la vida les habían llevado a otros lugares “.
Entre los presentes hubo alguno de los integrantes de la primera selección, como Joaquim Colom, que admitió que en una jornada así “te vienen a la cabeza muchos recuerdos, porque además de ver amigos y compañeros, miras la camiseta y vas recordando gente que no está “. Colom ha sido toda la vida vinculado a la federación, pero si tiene que elegir un momento se queda con “cuando empezamos porque era un momento complicado, y también con los dos oros en Gibraltar y en el país, que son recuerdos que quedan para toda la vida “. Y no faltaron tampoco las muestras de agradecimiento a la FAB por el acto, como la de Toni Jiménez, que manifestó que “con la federación he vivido los momentos más chulos de mi carrera deportiva”.

Fuente: Diari d’Andorra